Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Schwerbelastungskörper: el experimento nazi de 12.000 toneladas que hoy adorna un parque de Berlín

Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

Al sur del mítico Checkpoint Charlie, en pleno centro de Berlín, un solitario parque alberga una estructura realmente extraña. Se trata de un enorme cilindro de hormigón macizo de cuatro pisos de altura. Bajo él se oculta uno de los experimentos más locos de los ingenieros nazis: el cuerpo de carga pesada.

Advertisement

El cuerpo de carga pesada (Schwerbelastungskörper en alemán) es uno de los poquísimos restos que quedan del faraónico plan urbanístico que Hitler y su arquitecto Albert Speer tenían en mente para convertir Berlín en la Welthauptstadt Germania, la capital alemana del mundo una vez acabara la guerra.

Maaueta del proyecto urbanístico diseñado por Speer, con el arco del triunfo en la mitad de la avenida.
Foto: Bundesarchiv

Entre los edificios que formaban el eje norte-sur de ese proyecto estaba un arco del triunfo de 117 metros de alto por 170 de ancho con los nombres inscritos de los soldados alemanes caídos en la Primera Guerra Mundial. Por ponerlo en perspectiva, el Arco del Triunfo de París construido por orden de Napoleón mide solo 50 metros de alto y 45 de ancho. El arco de Germania era más del doble.

Sí, las pequeñas manchitas de abajo son personas a escala.
Imagen: Wikimedia Commons
Advertisement

Semejante estructura necesitaba de mucha planificación, y uno de los factores a considerar era la resistencia del terreno. Berlín se asienta sobre una llanura húmeda que antaño fue una ciénaga, y comprobar hasta qué punto se deformaba ese terreno bajo una carga extrema como la del arco era crucial. En 1941, Speer ordeno construir un bloque de carga para simular el peso del arco. Había nacido el cuerpo de carga pesada o Schwerbelastungskörper.

Advertisement

Entre 1941 y 1942, y bajo las órdenes del propio Speer, prisioneros de guerra franceses erigieron un descomunal cilindro de hormigón macizo con un peso de 12.000 toneladas y 21 metros de diámetro. Ese cilindro es solo la parte visible del cuerpo de carga pesada. El auténtico experimento estaba bajo él.

Advertisement

El cilindro se sostiene sobre un pilar construido en el centro de un pozo de 18 metros de profundidad. Los cimientos ejercen una presión de 12,65 kg por cm² sobre una superficie de 100 m². Varias cámaras en el pozo se encargaban de medir la deformación del terreno bajo el cilindro.

La trampilla que da acceso al pozo donde estaban las cámaras.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español
Advertisement
Entrada a la estructura en la actualidad.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

Las mediciones comenzaron nada más terminar la construcción, pero la guerra interrumpió los análisis y lo resultados no se examinaron hasta 1948. Alemania ya había perdido la guerra y el arco del triunfo con el que soñaban Hitler y Speer nunca llegaría a construirse. De haberlo hecho hubiera hecho falta reforzar todo el terreno. Desde su construcción en 1941, el Schwerbelastungskörper se había hundido más de 20 cm, muy por encima de los límites de tolerancia que barajaba Speer.

Advertisement

Décadas de experimentos

Advertisement

Tras la guerra, se barajó la posibilidad de dinamitar el cilindro, pero la carga necesaria para la voladura era tan elevada que ponía en peligro los edificios colindantes. A falta de darle un uso mejor, el Instituto Alemán para la Mecánica de suelos (Deutsche Gesellschaft für Bodenmechanik o Degebo) aprovechó la estructura para seguir haciendo mediciones. Las pruebas de ingeniería se extendieron hasta 1977.

Advertisement

En 1995, el cuerpo de carga pesada fue declarado patrimonio histórico artístico de la ciudad. Lamentablemente, su nuevo estátus no ha servido para encontrarle un uso. Se barajó convertirlo en rocódromo e instalar un café en su parte superior, pero ninguno de esos planes ha terminado de cuajar. Hoy permanece en un estado semiruinoso, aunque es posible visitarlo y conocer su historia de la mano de una pequeña oficina turística. También es posible subir a una torre metálica de observación para apreciar su colosal tamaño.

La estructura, vista desde la torre de observación.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español
Advertisement

El cuerpo de carga pesada no es el monumento con más glamour de Berlín, pero definitivamente merece la pena visitarlo si te apasiona la arquitectura o la ingeniería. En la asfixiante cámara bajo sus 12.000 toneladas aún se respira la ambición de un proyecto demasiado masivo para sostenerse en pie.

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key