Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Sí, puede ocurrir: esta mujer pasó 28 años con una lente de contacto incrustada en su párpado

Ocurrió en el Reino Unido. Después de varios meses con una ligera hinchazón en el ojo, una mujer de 42 años decidió acudir al hospital para realizarse una revisión. La mujer pasó a formar parte de la literatura médica: llevaba casi tres décadas con una lente de contacto incrustada en su párpado.

Al parecer, cuando los médicos le realizaron una resonancia magnética para ver qué había sucedido, encontraron un pequeño quiste de unos 6 milímetros de diámetro. Los doctores decidieron llevar a cabo una una cirugía para extirparlo. Según describieron en el informe final:

Durante la cirugía de escisión se encontró un quiste encapsulado dentro del tejido blando superior al fornix. No había signos que sugirieran una lesión previa en el párpado o el tarso. Tras la extracción, el quiste se rompió y se extrajo una lente de contacto dura. Este cuerpo extraño era extremadamente frágil en la extracción y el manejo.

Advertisement
Imagen: La lente incrustada (Sirjhun Patel/BMJ Case Reports)

Sin embargo, si el caso ya era extraño de por sí, había algo que no se entendía: la mujer jamás había usado lentes de contacto del tipo duro como la que se encontró en el ojo durante décadas. No tenía ni la menor idea de dónde podría haber salido la lente. Según los doctores:

En un nuevo interrogatorio, la madre de la paciente recordó que la hija tenía un historial de traumatismo en el párpado superior izquierdo cuando era pequeña. La paciente recibió un golpe en el ojo mientras jugaba al bádminton a la edad de 14 años. Llevaba una lente de contacto RGP en ese momento, una que nunca se encontró. Se asumió que la lente se salió del ojo y se había perdido.

Pero parece que finalmente no se había perdido, la mujer llevaba 28 años con la lente incrustada, aunque desde entonces había dejado de usarlas. Un caso que no debería alarmar lo más mínimo ya que se trata de un hecho extremadamente raro, aunque no deja de ser una advertencia para que los oftalmólogos comprueben este tipo de cosas después de un traumatismo ocular. [ScienceAlert]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key