Parece que la teoría de Elon Musk de tener automóviles autónomos para el 2015 no es tan descabellada. Audi hizo una demostración en Alemania de las capacidades y tecnología de su coche autónomo Audi RS7. El vehículo estableció un nuevo récord de velocidad sobre la pista al alcanzar nada menos que 239 km/h sin piloto. Eso lo convierte (de momento) en el coche autónomo más rápido del mundo.

La tecnología dentro del vehículo está basada en un GPS de alta precisión, sensores láser, cámaras y radar que le permiten delimitar el camino. El maletero del vehículo es toda una central de transmisiones computerizada que se encarga de gestionar los datos y comunicarse con los técnicos fuera del coche. La prueba tuvo lugar durante el cierre de temporada de la DMT (Deutsche Tourenwagen Masters), algo así como la NASCAR alemana.

Una cosa es conducir en un circuito cerrado, y otra muy distinta es hacerlo en la vía pública, pero los técnicos de Audi se muestran optimistas en cuanto a llevar el sistema a modelos comerciales. La tecnología ya lleva en desarrollo 15 años, y podría funcionar en carretera como un complemento perfecto cuando el conductor desee descansar un poco.

El Audi RS7 es un automóvil de 560 caballos de potencia que acelera de cero a 100 en solo 3.9 segundos. En el vídeo abajo puedes ver el momento en el que dio una vuelta entera al circuito alemán de Hockenheimring con una precisión impresionante. [vía Audi]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)