GIF vĂ­a MrGear / YouTube

Vamos a jugar con fuego. Mira a ver si tienes un bolĂ­grafo y un encendedor a mano. SĂ­, cualquier bolĂ­grafo vale siempre que puedas sacarle el tubo de la tinta. El encendedor tiene que ser de los baratos (hazme caso). ÂżListo?

Te presento el truco de la llama flotante.

Como puedes intuir, el truco consiste en elevar varios centĂ­metros la llama que sale del encendedor como por arte de magia. Para conseguirlo, extrae el tubo de tinta del bolĂ­grafo y desarma el capuchĂłn metĂĄlico del encendedor.

Advertisement

Después, desenrosca la punta del bolígrafo (con cuidado de no mancharte la ropa, lo digo por experiencia) y coloca el extremo del tubo que contiene la tinta por encima de la boquilla del encendedor por la que sale el gas. Ahora sopla por el otro extremo del tubo con la intención de llenar de tinta la boquilla. Tampoco te pases, solo un poco de tinta en el agujero.

Eso es todo. Ajusta la altura del fuego, haz girar el chispero y deberĂ­as ver cĂłmo flota la llama. ÂżNo? ÂżQue no has entendido nada de lo que he dicho? Bueno, no te preocupes. MrGear lo explica aquĂ­ de manera mĂĄs visual:

Y también CrazyRussianHacker, con un reconfortante acento ruso:

¿Qué estå pasando aquí? ¿Por qué flota la llama? Como sugieren varios usuarios en Reddit, la tinta es lo de menos: la idea es bloquear parcialmente la boquilla por la que sale el gas para que este, por efecto de la presión, se dispare a una velocidad mucho mås alta. Como la velocidad de combustión es fija, el punto de equilibrio de la llama queda mås lejos de lo normal.