Una vía inundada durante el Huracán Harvey. Foto: AP

El objetivo de Naciones Unidas para los Acuerdos del Clima de París era impedir que la temperatura del planeta subiera dos grados respecto a niveles pre-industriales. Cada vez está más claro que al final solo se podrá alcanzar una diferencia de tres grados. ¿Realmente es tan grave un grado de diferencia?

Advertisement

Un experto en ciencias planetarias de la Universidad de Stanford llamado Noah Diffenbaugh ha querido aventurar cuál es el futuro que nos espera si los acuerdos de París fallan (algo prácticamente asegurado teniendo en cuenta que Trump, presidente del segundo país con más emisiones a la atmósfera, se ha desligado de ellos). La respuesta es que una diferencia de solo un grado puede tener consecuencias devastadoras sobre el clima.

Diffenbaugh ha trabajado sobre la base de dos modelos climáticos. En el primero, las temperaturas subirían entre 1,5 y 2 grados. En el segundo, lo harían entre dos y tres grados. Las diferencias entre ambos son extremas. En el primer escenario, las olas de calor con récords de temperatura nocturnos serían tres veces más probables en el 38% de Europa. En el segundo escenario, la posibilidad de registrar récords nocturnos de temperatura durante los meses cálidos se multiplica por cinco en la mitad de Europa.

Una estación de gasolina inundada y destruida por el paso del huracán María en Puerto Rico. (Foto: AP Images)

Advertisement

En Norteamérica, además de las olas de calor, las posibilidades de batir récord de precipitaciones en el 35% del país se multiplican por tres. En otras palabras, hay mucho más riesgo de olas de calor peligrosas en Europa, y tres veces mas posibilidad de eventos con lluvias torrenciales récord. Los ejemplos como los que dejó el Huracán Harvey aún están frescos en la memoria.

Unas regiones con inundaciones, y otras con sequía extrema. Las posibilidades de sufrir sequía de algunas regiones en Estados Unidos apenas varía con una diferencia de dos grados. Si añadimos un grado más, sin embargo, las posibilidades de estaciones secas severas se multiplican por tres.

Advertisement

El estudio, recién publicado en Science Advances llama la atención sobre el hecho de que una diferencia de dos grados ya es una mala noticia. Tres sería muy grave ¿Y si las temperaturas suben cuatro grados? Hacer una proyección de esas características es mucho más difícil, pero un estudio previo encargado por el Banco Mundial habla de hambruna provocada por el descenso en las cosechas a nivel mundial, olas de calor extremas y millones de desplazados por la subida del nivel del mar. Mejor no pensar siquiera en la posibilidad de admitir la subida de un grado más. [vía MIT Technology Review]