Como ya avanzó al presentar sus modelos A7 y A7R, Sony está cambiando la denominación de sus cámaras con objetivos intercambiables. Dónde antes eran las NEX, ahora son las A (Alpha). La primera de esta renovada familia es la Sony A5000, sucesora espiritual de la Sony NEX 3N.

Decimos espiritual porque, en realidad, las mejoras en el hardware de la A5000, y su precio algo superior también, la ponen a un nivel equivalente a la Sony Nex 5N. Sin entrar en más comparaciones, la A5000 hereda el potente procesador Bionz X de la familia NEX, que es especialmente eficiente a la hora de reducir el ruido con altos niveles de ISO.

El sensor que acompa√Īa a este procesador es un 20,1 megap√≠xeles que promete una estupenda nitidez. Es una pena que la mejora de resoluci√≥n no venga acompa√Īada del sistema de enfoque h√≠brido mediante contraste / detecci√≥n de fase de sus c√°maras m√°s caras. La Sony A5000 se conforma con un sistema de enfoque por contraste de 25 puntos que no est√° nada mal, pero no es lo mejor de lo mejor.

Advertisement

La A5000, como todas las c√°maras m√°s recientes de Sony, integra WiFi y NFC. Una de las funciones m√°s interesantes de esto es la posibilidad de controlar la c√°mara mediante un smartphone iOS o Android. La c√°mara hereda tambi√©n el peque√Īo tama√Īo de la NEX 3, con apenas 210 gramos. La pantalla, de 460.800 puntos, es abatible hasta 180 grados para autorretratos.

La Sony A5000 tiene un precio de 450 euros o 600 dólares con un objetivo básico de 16-50 milímetros, y saldrá a la venta en marzo. Hay que hacer constar que, aunque el equilibrio entre precio y características es bueno, si no tenemos pensado cambiar de lente nunca, es mejor invertir un poco más y hacerse con una Sony RX100 o una RX100 II. En cualquier caso, la A5000 pinta como una estupenda compra.

Advertisement