El mayor estudio de ADN hasta la fecha confirma que los "restos" de yeti más conocidos son en realidad de oso

Durante décadas, cientos de amantes del misterio han tratado de demostrar la existencia del Yeti acumulando todo tipo de muestras como pelo piel, heces o huesos. Los resultados de un nuevo análisis de ADN, el más exhaustivo hasta la fecha, son contundentes: todas esas valoradas reliquias son de oso.