El Oso pardo del Himalaya, una de las especies cuyos restos más se atribuyen al yeti. Foto: Wikimedia Commons

Durante décadas, cientos de amantes del misterio han tratado de demostrar la existencia del Yeti acumulando todo tipo de muestras como pelo piel, heces o huesos. Los resultados de un nuevo análisis de ADN, el más exhaustivo hasta la fecha, son contundentes: todas esas valoradas reliquias son de oso.

No es la primera vez que se analiza el ADN de supuestos restos del Yeti, pero sí la primera en la que se analizan tantas muestras y con tanta precisión. El estudio ha sido posible gracias al trabajo de Charlotte Lindqvist, profesora de biología evolutiva en la Universidad de Buffalo. Lindqvist no estaba interesada en analizar los restos porque creyera que el yeti existe de verdad o porque quisiera hacer la puñeta a los amantes de lo sobrenatural. Su hipótesis era que las muestras podían pertenecer a una nueva especie híbrida de oso aún no descubierta.

Foto: Icon Films

Al final, ni abominable hombre de las nieves ni nueva especie de oso híbrido. Los análisis son concluyentes. Ocho de las nueve muestras analizadas pertenecen a especies ya conocidas de oso, concretamente oso tibetano, oso pardo del himalaya y oso negro asiático. La novena muestra es pelo de perro. La propia Lindqvist explica a Motherboard:

La ciencia no tiene (o no debería tener) una agenda. Mi idea era analizar los restos para determinar si el yeti era alguna especie rara de oso y así estudiar la comunidad de estos animales que vive en el Himalaya. El estudio es el análisis más ambicioso que se ha hecho hasta la fecha de muestras supuestamente pertenecientes a homínidos anómalos o mitológicos. El análisis concluye que las bases biológicas que sostenían la leyenda del yeti en realidad no son más que osos.

Foto: Icon Films

Las muestras provienen de diferentes coleccionistas particulares y museos, y han sido cedidas por la productora Icon Films, que recientemente las reunió para grabar un documental titulado Yeti or Not. En otras palabras, no son todos los restos atribuidos al Yeti que existen en el mundo. Si crees que el mundo es un lugar más bonito con el abominable hombre de las nieves dentro puedes hacer a un lado a la estadística y seguir soñando. [Proceedings of the Royal Society B vía Motherboard]