Parecen tatuajes pero en realidad son sensores que se imprimen directamente en la piel y en unos a√Īos podr√≠an estar listos para monitorizar el estado de salud de las personas. Un grupo de investigadores de la Universidad de Illinois (EE.UU.) ha logrado dar con un sistema que permite imprimir estos sensores en la piel. Incorporan electrodos ultrafinos y componentes de comunicaci√≥n inal√°mbrica capaces de enviar en remoto informaci√≥n sobre nuestras constantes vitales a un ordenador. El futuro est√° un poco m√°s cerca.

John Rogers, uno de los responsables del proyecto, asegura al MIT Technology Review que estos tatuajes electrónicos se pueden llevar en la piel hasta dos semanas haciendo vida normal. Pueden soportar las duchas diarias, el roce de la ropa o el sudor durante este tiempo y siguen emitiendo información sin estropearse.

Advertisement

Durante este tiempo, el sistema puede medir información como la temperatura del cuerpo o el nivel de hidratación de la piel, ambos indicadores del buen o mal nivel general de salud. Si se imprimen cerca de una herida recientemente cosida o cicatrizada (después de una operación, por ejemplo), el tatuaje podría medir su evolución y enviar la información a los médicos de forma remota y automática.

Rogers cree que en un a√Īo y medio ser√≠a posible tener sensores imprimibles como el de la foto de arriba (a la izquierda), que es un prototipo. Habr√° que ver si finalmente llegan a comercializarse y, sobre todo, la seguridad detr√°s de este sistema para mantener la privacidad de los datos. Si todo encaja, podr√≠a ser un gran avance en el diagn√≥stico a distancia y automatizado. [MIT Technology Review]