Todo esto nos lleva al último esfuerzo de la compañía. Al parecer, y según Green, un hacker de Tesla conocido por revelar nuevas funciones que se encuentran en su software, descubrió que el fabricante está monitorizando otras cosas, como bostezos y parpadeos.

Además, Green asegura que Tesla también está rastreando estas métricas cuando los conductores conducen (y no solo con el Autopilot o la beta de la  conducción autónoma).

Veremos si finalmente se convierte en parte de las mejoras a corto plazo, ya sea en forma de paquete o como actualización en su flota de vehículos.