Konami, la compañía detrás de Castlevania, Metal Gear Solid y Silent Hill no parece ser el mejor lugar para trabajar. Así lo aseguran informes en la prensa japonesa e información que Kotaku ha podido conocer según fuentes próximas a la compañía. El resumen: Konami es como un tétrico Gran Hermano que vigila a sus empleados.

Advertisement

La compañía lleva siendo objeto de críticas y de fuego cruzado desde hace unos meses especialmente por particular transición de títulos como los previamente mencionados, Castlevania y Metal Gear entre ellos a un enfoque mucho más centrado en los juegos móviles y en producir títulos para máquinas tragaperras, en este último caso incluido uno de Silent Hill justo después de cancelar una prometedora y aclamada versión para consolas.

Los meses previos al lanzamiento de lo que parece será el mayor Metal Gear de la historia han estado salpicados por la salida de su creador, Hideo Kojima, y por el absurdo modo en el que la compañía ha manejado el asunto.

Advertisement

La tónica general de la mayoría de acusaciones se nutre en que Konami funciona no tanto como un estudio de desarrollo de videojuegos y más com una prisión, en la que se les niega a los desarrollares el acceso a internet, se los tiene bajo vigilancia constante y se les humilla si pasan demasiado tiempo en el descanso a la hora de comer. Algunas de esas acusaciones ya habían aparecido en un informe presentado por Nikkei, uno de los periódicos más importantes de Japón, y que ya habíamos recogido previamente.

Trabajar en Konami

Poco después de la publicación de dicho post, tanto antiguos como actuales empleados de la compañía se pusieron en contacto para comentar y matizar información sobre la situación. Estas son sus declaraciones.

Advertisement

  • Konami tiene una una división oficial en la compañía llamada “Internal Audit Office” (内部監査室). Un empleado de Konami la comparó con su propia policía secreta. Esta división comprueba las comunicaciones interesa, como el email, el circuito cerrado de cámaras de la compañía y monitoriza quien entra y quien sale de la empresa.
  • Una fuente afirma que la Internal Audit Office llega incluso a contactar con los nuevos jefes de ex-empleados de la compañía para, básicamente, criticar su trabajo y rendimiento.
  • Hay también un equipo dentro de Konami que se llaman el “Monitoring Group” モニタリング課. El equipo se sienta en una habitación que está lleno de monitores con el circuito cerrado de televisión interno de la empresa. Hay cámaras en los pasillos, en las habitaciones y en los centros de datos. La Internal Audit Office tiene acceso a toda esta información para monitorizar y vigilar a sus empleados.
  • Los empleados de Konami que quieran usar internet deben solicitarlo al departamento de IT y lo hacen a través de un servicio de VPN. Los empleados que quieren llevar un portátil a casa también deben pasar por este proceso. Si se aprueba, se conectan a través de un VPN. De acuerdo con un ex-empleado, se toman capturas de pantalla de manera aleatoria, lo que a veces resulta en el propio empleado metiéndose en problemas por lo que aparece en su pantalla.
  • Hay reglas que determinan que entradas y salidas los empleados pueden usar, según informan tanto empleados actuales como antiguos. Cuando se van, deben enseñar su ID de Konami y además informar al guardia de seguridad a donde van, ya sea a la tienda de la esquina o simplemente a fumar. Cuando los empleados se marchan durante horas de ofician, esos datos se recogen y se recopilan en una lista. Los empleados que se van demasiado a menudo son vigilados y humillados.
  • Tanto antiguos como actuales empleados afirman que cada lunes, los jefes de Konami mantienen una reunión que se graba y se distribuye internamente para que los empleados la vean. Esto último se monotipia, los que no lo hacen ven como su nombre se publica y se anuncia por la megafonía interna de la empresa.

Advertisement

Medidas fuera de lo habitual, incluso en Japón

Son muchas las compañías en Japón y fuera de que monitorizan a sus empleados. Cuando trabajas en una empresa grande, sacrificar parte de tu privacidad puede ser par te del trato. En las grandes compañías de videojuegos japonesas, las tarjetas de acceso que miden el tiempo de trabajo son prácticamente el estándar, pero Kotaku ha hablado con varios empleados de otras empresas del mismo tamaño. Estos describen las medidas de Konami como “extremas” y “fuera de lo habitual”. Antiguos y actuales empleados, incluidos algunos que ahora trabajan para otras empresas, describen su cultura corporativa como draconiana o similar a la de Corea del Norte.

No acaba de estar claro por qué Konami siente que hace falta esos niveles de seguridad. Hasta hace poco, muy poca información parecía filtrarse fuera de la compañía, que en su lugar ha ido sufriendo una pérdida progresiva de talento. En los últimos años, algunos de los mejores creadores de Konami han ido abandonando el barco. Akari Uchida, creador de la popular saga de Love Plus, dejó Konami el pasado mes de Marzo. Koji Igarashi, famoso por los juegos de Castlevania, lo hizo el año antes. A principios de verano, Akira Sakuma, creador del apreciado Momotaru Dentetsu, expresó sus desacuerdos con Konami en Twitter. Love Plus, Castlevania y Momotaru Dentetsu son algunos de los juegos más famosos y populares que Konami ha producido. Y eso son sólo los nombres más representativos, Konami recicla empleados a menudos, y las entradas y salidas de la empresa son frecuentes.

Advertisement

No hay duda de que en Konami todavía queda gente con mucho talento, pero ¿Quién querría trabajar en un sitio con una cultura corporativa así?

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)