Viajar a la velocidad de la luz, esa constante universal cuyos valores aproximados nos sitúan cerca de los 300.000 km/s, debería ser sinónimo de rapidez. Sin embargo, como han demostrado tres animaciones recientes de un investigador de la NASA, todo depende de la distancia.

Sabemos que la velocidad de la luz es la más rápida que cualquier objeto material pueda viajar a través del espacio. Por supuesto, eliminando de la ecuación la existencia de atajos teóricos en el tejido del espacio, lo que denominamos agujeros de gusano (y la capacidad de atravesarlos sin ser destruidos).

Para ser más exactos con la velocidad de la luz, en un vacío perfecto, una partícula de luz que se llama fotón puede viajar a 299,792 kilómetros por segundo. Tremendamente rápido, sí, pero la velocidad de la luz también puede ser increíblemente lenta si intentas comunicarte con otros planetas, especialmente en cualquier otro mundo más allá de nuestro sistema solar.

El encargado de mostrarlo a través de una serie de animaciones ha sido James O’Donoghue, científico planetario del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA. Para ello, O’Donoghue analiza tres escenarios diferentes con la velocidad de la luz y observa así lo rápido (o lento) que pueden ser los fotones. Veamos los tres ejemplos.

Advertisement

Velocidad de la luz en relación con la Tierra

La primera animación muestra lo rápido que se mueve la luz en relación con la Tierra. Si nuestro planeta no tuviera atmósfera (el aire se refracta y ralentiza un poco la luz), un fotón que roza su superficie podría trasladarse al ecuador casi 7.5 veces por segundo.

Advertisement

Un ejemplo de lo increíblemente rápido que puede ser viajar a la velocidad de la luz.

Velocidad de la luz entre la Tierra y la Luna

En promedio, hay aproximadamente 384,400 kilómetros de distancia entre nuestro planeta y su gran satélite natural. Esto significa que toda la luz de la Luna que vemos tiene 1.255 segundos de antigüedad, y un viaje de ida y vuelta entre la Tierra y la Luna a la velocidad de la luz toma aproximadamente 2.51 segundos.

Advertisement

Ya no es tan rápido como antes. Además, esta sincronización está creciendo cada día, a medida que la luna se está alejando de la Tierra a una velocidad de aproximadamente 3.8 centímetros por año.

Velocidad de la luz entre la Tierra y Marte

Advertisement

La tercera y última animación ilustra el desafío al que muchos científicos planetarios se enfrentan a diario. Cuando la NASA intenta comunicarse o descargar datos de una nave espacial, como la sonda InSight en Marte, puede hacerlo solo a la velocidad de la luz.

Esto es demasiado lento para operar una nave espacial en “modo directo” como lo haríamos con un automóvil a control remoto. Por tanto, los comandos deben ser cuidadosamente pensados y dirigidos a la ubicación y momento preciso en el espacio para que no pierdan su objetivo.

Advertisement

De hecho, lo más rápido que podría ocurrir una comunicación entre la Tierra y Marte es cuando los planetas están en su punto más cercano entre sí, un evento que ocurre aproximadamente cada dos años. En promedio, la distancia en el mejor de los casos es de aproximadamente 54.6 millones de kilómetros.

Como se aprecia en la animación de O’Donoghue, la luz tarda 3 minutos y 2 segundos en viajar entre la Tierra y Marte a la máxima aproximación. Son seis minutos y cuatro segundos para un viaje de ida y vuelta a la velocidad de la luz. Sin embargo, en promedio Marte está a millones de kilómetros de la Tierra, por lo que la comunicación de ida y vuelta promedio dura aproximadamente 28 minutos y 12 segundos. [ScienceAlert]