Los astr√≥nomos del Observatorio de Din√°micas solares de la NASA ya avisaban de que 2013 iba a ser un a√Īo muy intenso en lo que a actividad solar se refiere. Y tan intenso. El pasado domingo d√≠a 12 de mayo se ha registrado la mayor tormenta solar del a√Īo, un monstruo electromagn√©tico de categor√≠a X1.3. El r√©cord no ha durado mucho. Catorce horas despu√©s, la suced√≠a otra tormenta de categor√≠a X2.8 y nueve horas despu√©s una X3.2, el mayor evento solar en lo que va de a√Īo.

La intensidad de las tormentas solares se mide en cuatro categorías conocidas como A, B, C y X. Cada categoría es 10 veces más potente que la anterior. Las de categoría X son eventos que arrojan una gran cantidad de radiación y viento solar en lo que se conoce como Eyección de masa coronal.

Advertisement

Al llegar a la tierra, estas erupciones en la superficie del sol causan fen√≥menos como las auroras boreales. En 1859 se registr√≥ una tormenta solar tan potente que las luces del norte se vieron en zonas tan meridionales como Cuba, Panam√° o Espa√Īa. A esa tormenta, la mayor registrada, se la conoce como Evento Carrington.

Advertisement

En la fecha del evento Carrington no hubo problemas de importancia porque las infraestructuras eléctricas y de telecomunicaciones estaban en sus inicios. Por no haber, ni siquiera había llegado el alumbrado eléctrico a las ciudades. Eso sí, los sistemas de telégrafo se vieron interrumpidos y sufrieron no pocos cortocircuitos. Si la tormenta es lo bastante fuerte, se cree que la radiación electromagnética podría incluso interferir con todo tipo de dispositivos y redes eléctricas en la superficie terrestre.

Ninguna de las tres supertormentas de este domingo apuntaba a la Tierra y su energ√≠a se perdi√≥ en el espacio. No obstante, los ciclos de actividad solar relativos a la aparici√≥n de manchas solares y otros eventos en la superficie de nuestra estrella duran 11 a√Īos, y el punto √°lgido del ciclo actual llega a finales de 2013.

Advertisement

Que vuelva a repetirse un evento como la tormenta Carrington es dif√≠cil de determinar y depende fundamentalmente de hacia donde est√© orientado el sol durante una de estas supertormentas. El astro rey a√ļn tiene cosas que decir antes de que acabe el a√Īo. Esperamos que su discurso no pase de hacer las auroras boreales m√°s espectaculares [Observatorio Solar de la NASA]

Foto: NASA