Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Turkmenistán combate la pandemia de covid-19 prohibiendo la palabra "coronavirus"

El mundo es un caos. Hay países que suspenden todas sus actividades económicas y países que apuestan por la inmunidad colectiva. Hay países que incluyen en su recuento a todos los muertos por covid-19 y países que dejan fuera a las personas que sufrían otras patologías. Y luego está Turkmenistán.

Advertisement

Turkmenistán, uno de los países más cerrados del mundo, ha decidido combatir la pandemia prohibiendo la palabra “coronavirus”. Según Reporteros sin Fronteras, los medios controlados por el Estado ya no pueden escribir sobre el virus, y la palabra ha sido eliminada por completo de los folletos de información sanitaria que se distribuyen en escuelas, hospitales y lugares de trabajo.

Es más: de acuerdo con la prensa independiente (que está bloqueada en la red local, pero funciona gracias a las VPN), los turcomanos que usen mascarillas o hablen sobre el coronavirus en la calle podrían ser arrestados por policías vestidos de civil. Medidas extremas que no son ajenas a la normalidad del país.

Advertisement

Turkmenistán ocupa el último lugar en el Índice Mundial de Libertad de Prensa elaborado por Reporteros sin Fronteras. El gobierno turcomano controla todos los medios nacionales y persigue activamente a los periodistas que escriben en clandestinidad para los exiliados. Los pocos usuarios de internet solo pueden acceder a una versión censurada, en cibercafés que les exigen identificación.

No es sorprendente que Turkmenistán haya reportado cero casos de covid-19, a pesar de compartir frontera con Irán, uno de los países más afectados por la pandemia. El 3 de febrero, el gobierno cerró su frontera con Irán, seguida de sus fronteras con Uzbekistán y Kazajistán. Turkmenistán también mantiene relaciones comerciales con Turquía, China y Rusia. Los que viajaron al extranjero fueron puestos en cuarentena, pero pudieron saltársela con sobornos.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter