Hay clientes difíciles, clientes quisquillosos y clientes abiertamente desagradables. Luego, a unos cuantos pueblos de distancia está el comportamiento exhibido por una pasajera de Nueva York a la que Uber ha expulsado del servicio a perpetuidad. Vista su actitud, nos parece poco.

La mujer subió al vehículo en el Bronx y poco después comenzó a insultar al conductor. Al parecer el incidente comenzó porque el vehículo no disponía de cable para cargar el móvil. Tras un buen rato de insultos y amenazas, el conductor la pidió educadamente que se fuera, y ella respondió asegurando que se pondría a gritar que la había violado.

‚ÄúVoy a empezar a gritar por la ventana que me has violado. Me voy a pegar un pu√Īetazo en la cara y voy a decirle a la polic√≠a que has sido t√ļ. ¬ŅQuieres jugar?‚ÄĚ, gritaba desde el asiento de atr√°s. Minutos despu√©s increpaba al conductor: ‚ÄúVu√©lvete a tu pa√≠s. Donald Trump va a echarte a ti y a tu familia de vuelta. Vete de mi puto pa√≠s‚ÄĚ.

Toda la conversaci√≥n qued√≥ grabada por el sistema de vigilancia del coche y buena parte de ello est√° en YouTube. Un portavoz de Uber ha explicado al New York Post que el comportamiento de la pasajera es completamente inaceptable y que su cuenta de Uber ha quedado rescindida de por vida. La compa√Ī√≠a tambi√©n est√° investigando el incidente por si decidiera tomar medidas adicionales. Ni la identidad del conductor ni la de la pasajera han trascendido. [v√≠a New York Post]