Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un año de cuarentena sin salir de casa: el pueblo que se condenó para detener una pandemia

De todas las historias sobre comunidades en cuarentena, la de Eyam fue probablemente la más notable. Para detener el avance de una enfermedad letal decidieron marcar el pueblo entero y no salir de allí en 14 meses. Y no lo hicieron para salvarse ellos, lo hicieron para salvar al resto de la población de una plaga. Un año después, un hombre cruzó la tierra marcada para ver qué había ocurrido.

Advertisement

La historia de este pueblo del Reino Unido está enmarcada en la expansion de la Peste Negra por Europa, luego focalizada en el país con la Gran Plaga de Londres que contábamos hace unas semanas entre los años 1665-1666.

En el condado de Derbyshire, situado entre Buxton y Chesterfield, justo al norte de Bakewell en Peak District, se encuentra el pueblo de Eyam. Poco antes de entrar nos encontramos con un letrero que nos indica la histórica decisión que iba a tomar la comunidad hace varios siglos:

Cualquier medida que se tome antes de una pandemia parecerá exagerada. Sin embargo, cualquier medida que se tome después parecerá insuficiente.

Advertisement

Londres rico, Londres pobre

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Parlamento de Londres en 1600 (Library of Congress)
Advertisement

A comienzos de la década de 1660, los pueblos que se encontraban en las inmediaciones de Derbyshire prácticamente no se distinguían unos de otros. Eran comunidades típicamente rurales, con una mayoría de la población agricultores, que formaban una extensa línea de rutas comerciales que iban desde Londres hasta el resto de Inglaterra.

Como suele ocurrir con las pandemias, la llegada de la gran plaga de peste bubónica a Londres comenzó antes de que fuera noticia. La peste bubónica estalló en la capital en una última ola de una pandemia de siglos que se extendió por toda Europa y Medio Oriente, matando a millones de personas.

Advertisement

La llamada “peste negra” tuvo una tasa de letalidad del 30%/60% si no se trataba. Las personas infectadas generalmente desarrollaban síntomas “similares a la gripe” después de un período de incubación de 3-7 días.

Existieron tres formas de infección por peste dependiendo de la ruta de infección: bubónica, septicémica y neumónica. La forma más común fue bubónica, caracterizada por dolorosos ganglios linfáticos inflamados o simplemente ‘bubones’.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Torre de Londres (Dominio Público)

Propagada por pulgas infectadas de pequeños animales, la bacteria ingresaba a la piel a través de una picadura de pulga y viajaba a través del sistema a un ganglio linfático, lo que hace que se hinche. Esto causa los bubones o inflamaciones características que generalmente aparecen debajo del brazo, pero que también pueden surgir en el área del cuello o la ingle. Combinado con los moretones negros debajo de la superficie de la piel, fiebre, vómitos y espasmos, la peste era una enfermedad verdaderamente aterradora que se propagó con una ferocidad sorprendente.

Advertisement

La gente del siglo XVII creía en numerosas teorías sobre los orígenes de la peste. La mayoría pensaban que era un castigo enviado por Dios por los pecados del mundo. Se buscaba el perdón a través de la oración arrepintiéndose por los pecados. Otros sentían que la causa provenía del mal aire, al que llamaron miasma.

Cuentan los historiadores que los más pudientes llevarían pomos rellenos de hierbas dulces y especias o flores de olor dulce. Las ventanas y puertas estaban cerradas, y muchos, especialmente los vigilantes de la plaga que azotaba Londres, fumaban tabaco para ahuyentar el mal.

Advertisement

Si bien una parte de los métodos ayudaron indirectamente, por ejemplo, eliminar la basura de la ciudad significaba que las ratas que propagaban la enfermedad tenían que seguir adelante para obtener una fuente confiable de alimentos, otros muchos no tuvieron ninguno.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Un médico examina la tripulación de un barco para detectar la peste bubónica (Wikimedia Commons/CC-BY-4.0)
Advertisement

En Londres, un año antes se sabía de informes de una gran cantidad de casos de una “enfermedad devastadora”. Sin embargo, esta información solo la tenía la monarquía y los ricos, quienes paulatinamente comenzaron a evitar cada vez más la ciudad tratando de sobrevivir al brote. Por ejemplo, es conocido que el Rey Carlos II y la corte se retiraron a Oxford para esperar a que todo pasara.

Pero mientras los ricos huían de la ciudad, para los más desfavorecidos, la gran mayoría de la población, la historia fue muy diferente. Para ellos, escapar de Londres era más difícil, y las condiciones estrechas y sucias en las que muchos vivían alentaban la propagación de la enfermedad. Se suponía que cualquier casa donde se identificara la peste debía permanecer cerrada durante 40 días con la familia en su interior, una cuarentena marcada con una cruz y custodiada a su entrada por vigilantes. El miedo a ser encerrado con los moribundos significó que muchos de los primeros casos de peste se mantuvieran en silencio.

Advertisement

Cuando la Cámara de los Lores finalmente se reunió para discutir la crisis al año siguiente, ya en 1665, decidieron, en lugar de medidas de ayuda, que la política de encerrar a las personas infectadas en su hogar no se aplicaría a aquellas “personas importantes y notables”, y que los hospitales de la peste ayudarían al resto.

Advertisement

Con una salvedad también: no se construyó ni un solo centro cerca de las casas de la nobleza. Esta actitud egoísta e insensible se sumó al sentimiento de abandono de muchos de los pobres que quedaban en Londres.

El movimiento de los ricos junto con los patrones comerciales de Inglaterra significaron que la gran plaga se extendió rápidamente por todo el país. Las áreas rurales que anteriormente podrían haber estado a salvo de las enfermedades de las áreas urbanas también estuvieron expuestas.

Advertisement

Y así, la plaga llegó a un pueblo a finales de agosto de 1665. Nadie lo sabía entonces, pero Eyam se iba a convertir en uno de los pueblos más importantes de la historia de Inglaterra. Las acciones de sus 350 habitantes tuvieron consecuencias decisivas y de largo alcance para el desarrollo del tratamiento de la peste, y de la forma de actuar ante la propagación de una enfermedad infecciosa.

El pueblo condenado

Iglesia Parroquial de Eyam
Iglesia Parroquial de Eyam
Imagen: Dave Pape (Dominio público)
Advertisement

Todo comenzó en septiembre de 1665. George Viccars, asistente del sastre de Eyam, Alexander Hadfield, regresó de Londres, donde la enfermedad ya había matado a miles de habitantes, con un paquete de mantas y telas. Viccars desplegó el fardo a su llegada sin saber que el paquete de tela húmeda estaba plagado de pulgas que transportaban la peste.

Viccars abrió el fardo y colgó la tela frente a una chimenea para secarla, revolviendo sin darse cuenta de las pulgas plagadas de enfermedades contenidas dentro del paquete. Viccars murió unos días después y su entierro se registró el 7 de septiembre de 1665.

Advertisement

Se convirtió en la primera víctima de la peste en el pueblo.

Tras la muerte de Viccars, el pánico se apoderó de toda la comunidad. Seis semanas después del brote, unos 29 residentes de Eyam habían muerto. Entre septiembre y diciembre de 1665, la cifra era de 42 muertos. Sin embargo, la cantidad de muertes disminuyó poco después. En mayo no hubo muertes, y los aldeanos creyeron que el brote había terminado.

Advertisement

Pero la enfermedad había mutado. “En lugar de tener que contraer la enfermedad por un ciclo humano de infección pulga-rata-pulga”, contaba la historiadora Francine Clifford, “entró en los pulmones y se volvió pulmonar”. A medida que avanzaba el verano, la plaga regresó arrasando con todo.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Eyam (Dominio público)
Advertisement

Sabiendo lo que había estado ocurriendo en Londres los meses anteriores, en Eyam actuaron de manera radical. Su intención era actuar con decisión y prevenir la propagación de la enfermedad. Todo ello en una época, en el siglo XVII, donde el dominio de la Iglesia seguía siendo supremo.

Los reverendos locales eran pilares de la comunidad, a menudo las personas más educadas de la aldea. Eyam tenía dos reverendos. Thomas Stanley había sido despedido de su cargo oficial por negarse a prestar el juramento de conformidad y utilizar el llamado Libro de Oración Común. Su reemplazo, el reverendo William Mompesson, había trabajado en la aldea durante un año.

Advertisement

A los 28 años, Mompesson vivía en la rectoría con su esposa Catherine y sus dos hijos pequeños. En junio de 1666, el hombre se dio cuenta de la necesidad de contener la enfermedad y comenzó a formular un plan de cuarentena. Mompesson sabía que Eyam se encontraba en una importante ruta comercial entre Sheffield y Manchester, y si la peste llegara a esas ciudades, miles de personas morirían.

Sin embargo, se encontró con un problema que no esperaba: su impopularidad con los aldeanos. Mompesson fue enviado al pueblo para suplir a Stanley en abril de 1664, y los residentes de Eyam se mostraron escépticos con respecto a su nuevo sacerdote manteniéndose leales al predecesor puritano.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: AP

¿Qué hizo Mompesson? Acudió al retiro de Stanley persuadiéndole para que le ayudara con su objetivo. De aquella reunión salió el plan maestro. Convocaron una reunión en la iglesia parroquial y pidieron a la multitud que aislara voluntariamente la aldea al completo, y lo hicieron creyendo que se enfrentarían a una muerte casi segura si permanecían, pero sabiendo también que podrían causar la muerte de cientos de miles si se iban. Los residentes de Eyam estuvieron de acuerdo.

Advertisement

Así, el 24 de junio de 1666, Mompesson les dijo a sus feligreses que el pueblo debía estar cerrado, sin que nadie pudiera entrar o salir. También explicó que el conde de Devonshire, que vivía cerca de Chatsworth, se había ofrecido a enviar alimentos y suministros si los aldeanos aceptaban ser puestos en cuarentena.

Mompesson dijo que si aceptaban quedarse, eligiendo una muerte casi segura, haría todo lo posible por aliviar su sufrimiento y permanecería con ellos hasta el final. Les dijo que estaba dispuesto a sacrificar su propia vida en lugar de ver a las comunidades cercanas desoladas. Como explicó hace unos años a la BBC el doctor Michael Sweet, especialista en enfermedades en la Universidad de Derby:

La decisión de poner en cuarentena la aldea significó que se eliminó el contacto humano-humano, especialmente con aquellos fuera de la aldea, lo que ciertamente habría reducido significativamente el potencial de propagación del patógeno. Sin la restricción de los aldeanos, mucha más gente, especialmente de las aldeas vecinas, probablemente habría sucumbido a la enfermedad. Es remarcable lo efectivo que fue el aislamiento en este caso.

Advertisement

El pueblo acordó un plan de tres puntos, siendo el más importante la creación del “cordón sanitario”, en esencia, una línea que delimitaba la cuarentena y que rodeaba al pueblo entero con un radio de una milla marcado por un anillo de piedras.

Advertisement

Durante 14 meses nadie entró ni salió del pueblo. La gente de lugares cercanos dejó comida en la piedra límite a cambio de monedas de oro sumergidas en vinagre (que los aldeanos creían que las desinfectarían).

Se colocaron carteles a lo largo de la línea para advertir a los viajeros que no ingresaran. Durante el tiempo de la cuarentena casi no hubo intentos de cruzarla, incluso en el pico de la enfermedad en el verano de 1666, cuando se registró el mayor número de víctimas, alcanzando un máximo de cinco o seis muertes por día. La razón, según los historiadores, fue que el clima notablemente caluroso de ese verano propició que las pulgas estuvieron más activas y la peste se extendió sin control por todo el pueblo.

Advertisement

Otras medidas tomadas incluyeron el plan de enterrar a todas las víctimas de la peste lo más rápido posible y lo más cerca del lugar donde murieron en lugar del cementerio del pueblo. Tenían razón. La acción redujo el riesgo de que la enfermedad se propagara de los cadáveres que esperan ser enterrados. A su vez, se combinó con el cierre de la iglesia para evitar que los feligreses se apiñaran en los bancos. En cambio, se trasladaron los sermones al aire libre para evitar la propagación de la enfermedad.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Un turista coloca una moneda en una de las piedras límite de Eyam (AP)
Advertisement

Una mujer, Elizabeth Hancock, enterró a seis de sus hijos y su esposo en un mes. Mompesson describió el pueblo en una de sus cartas de la siguiente forma:

Mis oídos nunca han escuchado tan lamentables lamentos. Mi nariz nunca ha olido olores tan penetrantes, y mis ojos nunca han visto espectáculos tan dantescos.

Advertisement

Su esposa, Catherine, murió el 25 de agosto de 1666. Y como explicaba el actual rector a la BBC, Mike Gilbert:

Cuando lees las cartas de Mompesson, debe haber asumido que se estaba muriendo. En una escribe: “Soy un hombre moribundo”. Estaba asustado, pero lo hizo de todos modos. Definitivamente había esa esperanza del cielo que los mantenía en marcha, pero fue abrumador y difícil enfrentarlo, no era una buena forma de morir. Morir de dolor sabiendo que no hay nada ni nadie que pueda hacer al respecto. Es casi abrumador pensar cómo debe haber sido, sospecho que el miedo los acechaba todos los días de sus vidas en ese momento.

Advertisement

Y sin embargo, lo peor de la peste pasó. El número de casos disminuyó en septiembre y octubre, y para el 1 de noviembre la enfermedad había desaparecido. El cordón había funcionado.

Advertisement

Con el fin de la cuarentena, un primer aldeano de un pueblo cercano se adentró por primera vez a Eyam para ver el resultado. Habían salvado la vida de miles de personas en los alrededores, pero pagaron un alto precio. El hombre se encontró que, de una población total de 350 habitantes el día que se puso en marcha la cuarentena, 260 habían muerto, por tanto, más del doble de la tasa de mortalidad de la Gran Plaga de Londres.

76 familias fueron afectadas por la peste. Sin embargo, el impacto en la comprensión médica fue más que significativo. Los médicos se dieron cuenta de que el uso de una zona de cuarentena forzada podría limitar o prevenir la propagación de la enfermedad.

Advertisement

Tras 1666, aunque hubo otros brotes aislados, no hubo más epidemias de la peste en Inglaterra. Si bien los eventos en Eyam hicieron poco por cambiar las actitudes inicialmente, a largo plazo, los científicos, los médicos y el mundo de la medicina utilizaron las acciones de esta comunidad como un estudio de caso en la prevención de enfermedades.

El uso de zonas de cuarentena se usa en Inglaterra hasta el día de hoy para contener la propagación de enfermedades como la fiebre aftosa. Las ideas de cuarentena tardaron más en filtrarse para convertirse en una práctica común en los hospitales.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: AP

Se aprendieron otras lecciones. Los médicos comenzaron a usar otras prácticas para limitar el riesgo de contaminación. En Eyam, esto se hizo mediante el pago de los suministros de alimentos al colocar monedas en macetas de vinagre o agua, evitando que las monedas se entregaran directamente. Curiosamente, esto se mantiene hoy con el uso de la esterilización de equipos y ropa médica. Y no solo eso. Las lecciones aprendidas de Eyam se han visto en el manejo de la epidemia de ébola en África. La eliminación rápida de cuerpos cerca del área de muerte inmediata ha limitado el riesgo de propagación de la enfermedad.

Advertisement

La valentía de Mompesson y el sacrificio de los aldeanos había funcionado mucho más allá de lo que jamás habían pensado. De ahí que el mensaje antes de entrar al pueblo cobre más importancia que nunca:

Cualquier medida que se tome antes de una pandemia parecerá exagerada. Sin embargo, cualquier medida que se tome después parecerá insuficiente.

Advertisement

[Wikipedia, BBC, AtlasObscura, Royal Society Publishing, Telegraph, Business Insider]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter