El se√Īor Zahn, con su McClaren

El juzgado de Giessen, en Alemania, se ha convertido en el involuntario centro de atenci√≥n del p√ļblico debido al desenlace de un juicio entre los propietarios de un burro llamado Vitus y el due√Īo de un deportivo McLaren al que Vitus hinc√≥ el diente repetidas veces.

Advertisement

El incidente tuvo lugar el 15 de septiembre de 2016. Markus Zahn estacion√≥ su autom√≥vil, un McClaren Spider valorado en 310.000 euros junto a la cerca de un prado en la que viv√≠a Vitus. El burro, al vislumbrar el estilizado deportivo de color naranja se acerc√≥ y, ni corto ni perezoso, comenz√≥ a mordisquearlo con alegr√≠a, provocando da√Īos en la carrocer√≠a por valor de 5.800 euros (casi 6.900 d√≥lares).

Vitus, en el cercado desde donde realiza sus fechorías. Foto: AP

Los due√Īos de Vitus se negaron a pagar la reparaci√≥n alegando que el se√Īor Zahn no debi√≥ haber estacionado junto al burro y que este probablemente confundi√≥ el veh√≠culo naranjado con una zanahoria. El caso es que la cuesti√≥n acab√≥ en los tribunales.

Advertisement

Hoy, el juzgado de Giessen ha ordenado a los propietarios de Vitus el pago de los da√Īos despu√©s de que el due√Īo del McClaren descubriera que no es la primera vez que el asno la emprende a mordiscos con un autom√≥vil, independientemente de su color. Al parecer ya trat√≥ de comerse un Mercedes en otra ocasi√≥n. El animal tiene buen ojo para los coches. [v√≠a¬†Associated Press]