Un camionero se enfrenta a nueve meses de prisi√≥n preventiva por un delito de atentado contra el patrimonio cultural en Per√ļ. El hombre intentaba evitar un peaje cuando se desvi√≥ de su ruta y acab√≥ da√Īando tres de las milenarias l√≠neas de Nazca, en el desierto del mismo nombre.

El incidente ocurri√≥ el s√°bado 27 de enero a la altura del kil√≥metro 424 de la carretera Panamericana Sur. Seg√ļn el Ministerio de Cultura peruano, el tr√°iler abandon√≥ la v√≠a asfaltada y dej√≥ sus huellas en una superficie de 50 x 100 metros, sobre tres l√≠neas que formaban parte de los famosos geoglifos.

Advertisement

El conductor del cami√≥n ‚ÄĒque hizo caso omiso de las indicaciones que prohib√≠an el acceso al √°rea arqueol√≥gica‚ÄĒ se defiende diciendo que no conoc√≠a la zona porque nunca hab√≠a transitado por all√≠. Adem√°s, niega que intentase evitar el peaje y asegura que sufri√≥ un problema mec√°nico.

En Radio Programas del Per√ļ, el arque√≥logo Jhony Isla afirm√≥ que estos incidentes ‚Äúocurren cotidianamente, pero esta vez hab√≠a unas personas que hicieron una filmaci√≥n y subieron las im√°genes a las redes sociales‚ÄĚ.

Las l√≠neas de Nazca son figuras de animales, seres zoomorfos, figuras geom√©tricas y plantas que fueron talladas en el desierto de Nazca hace m√°s de 1500 a√Īos. Solo pueden verse en todo su esplendor desde el aire, y se cree que guardaban relaci√≥n con rituales astron√≥micos.

Advertisement

Los antiguos habitantes de esta planicie del sur de Per√ļ levantaron cuidadosamente las rocas oscuras del suelo para dejar al descubierto la arena m√°s clara de debajo. La ausencia de viento y lluvia ha permitido mantener los geoglifos intactos, pero la presencia humana puede da√Īarlos. El √°rea alrededor de las l√≠neas de Nazca es tan sensible que una pisada podr√≠a permanecer en el suelo miles de a√Īos.

Por esa raz√≥n, est√° prohibida la entrada por tierra a la zona, y los √ļnicos cient√≠ficos autorizados a examinar los geoglifos lo hacen con un calzado acolchado especial que distribuye el peso sobre el suelo.

[Clarín/EFE]