Fotograma de American Sniper

Un francotirador de las fuerzas especiales de élite en Canadá ha pulverizado un controvertido récord que pasará a los libros de los conflictos bélicos. El soldado abatió a un miembro del ISIS en Irak con el disparo más largo registrado en la historia militar: una distancia de 3.450 metros.

Seg√ļn explican fuentes militares, el miembro del Koint Task Force 2 canadiense mat√≥ a un insurgente del Estado Isl√°mico con un rifle McMillan TAC-50 mientras se encontraba en lo alto de un edificio en una operaci√≥n que tuvo lugar el √ļltimo mes. Un disparo que tom√≥ menos de 10 segundos para alcanzar el objetivo. Un miembro del Koint Task Force 2 ha comentado lo siguiente:

El tiro en cuesti√≥n realmente interrumpi√≥ un ataque de Daesh (el Estado Isl√°mico) contra las fuerzas de seguridad iraqu√≠es. En lugar de dejar caer una bomba que podr√≠a matar a civiles en la zona, esta acci√≥n es una f√≥rmula muy precisa del uso de la fuerza, ‚Äč‚Äčy como estaba tan lejos, el enemigo no ten√≠a ni idea de lo que estaba sucediendo.

Advertisement

McMillan TAC-50. Wikimedia Commons

La muerte fue confirmada posteriormente por cámaras de vídeo y datos sobre la zona. Como explicó una fuente al medio The Globe and Mail:

Los datos obtenidos no son opinión o una aproximación. Había una segunda localización donde pudimos capturar cómo fue exactamente el tiro.

Advertisement

Este controvertido récord mundial lo mantenía hasta ahora el francotirador británico Craig Harrison, quien disparó a un soldado talibán con un rifle 338 Lapua Magnum a 2.475 metros de distancia en el 2009. Anteriormente, el récord lo ostentaba el cabo canadiense Rob Furlong, con un disparo a un insurgente afgano a 2.430 metros de distancia en el 2002. [The Globe and Mail]