Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un grupo de activistas planea cerrar el tráfico aéreo del aeropuerto de Heatrow con drones

Foto: Getty

Heathrow es uno de los aeropuertos más activos del mundo. Y ese es exactamente el motivo por el cual un grupo de activistas climáticos planean volar drones cerca para que lo cierren .

Un grupo llamado Heathrow Pause ha pedido a los activistas que creen una “zona de exclusión” alrededor del aeropuerto el día 13 de septiembre. Si el grupo logra detener los despegues, conseguiría alterar el tráfico del séptimo aeropuerto con mayor volumen de pasajeros del planeta, el cual también es la mayor fuente de contaminación de todo Reino Unido. Este grupo dice que merece la pena el riesgo a ser arrestados frente a la importancia de esta crisis climática. También señalaron en un manifiesto que “es un crimen contra la humanidad y contra toda la vida terrestre, apoyar infraestructuras con una huella de carbono de tal magnitud”. Y, francamente, tienen razón.

Advertisement

Heathrow tiene a su alrededor una zona de exclusión aérea de 5 kilómetros sobre la que está prohibida el despegue de drones u otros aviones . Los activistas planean infiltrarse en este espacio con la esperanza de que obliguen a cancelar los vuelos, pero haciendo énfasis en que no volarán sus “drones de juguete” dentro de las rutas de vuelo. El año pasado, cerraron aeropuertos en Dubai, Londres y Newark por el vuelo de drones no autorizados. El hecho de que un pequeño dron haya podido cerrar alguno de los aeropuertos más grandes del mundo ha puesto de manifiesto una debilidad de la industria de la aviación que los activistas climáticos piensan explotar. Hasta ahora, el grupo tiene cuatro pilotos que planean volar estos drones a pesar del riesgo de ser arrestados, y están pidiendo que más personas se unan a ellos.

“Soy una ciudadana que respeta la ley, madre y abuela también”, dijo Valerie Milner-Brown, una de las activistas que planeaba interrumpir el tráfico de Heathrow. “No quiero violar la ley, no quiero ir a prisión, pero en este momento nosotros, como especie, estamos caminando por el borde de un precipicio”.

Heathrow ha sido durante mucho tiempo el blanco de los activistas climáticos. Los vuelos que salieron del aeropuerto emitieron 19,5 millones de toneladas de carbono solo en 2017. Si se construye una tercera pista que ha sido aprobada, serán 4,3 millones de toneladas más que irán a la atmósfera de nuestro planeta. Los activistas se han opuesto durante mucho tiempo a esta nueva pista, pero la reciente ola de activismo del Reino Unido ha servido para presionar hacia su cancelación.

Los últimos informes han demostrado cómo de rápido estamos destrozando el mundo y el tiempo cada vez menor que nos queda para cambiar de rumbo. Los vuelos aéreos se encuentran entre los emisores de carbono más difíciles de eliminar porque no hay una alternativa al combustible que utilizan. El desarrollo de biocombustibles a esa escala todavía está a años luz de distancia, por lo que lo único que podemos hacer es volar menos. Detener el tráfico de aviones durante unas horas no logrará solucionar mucho, pero servirá como recordatorio de que tenemos que hacer algo contra esta apremiante crisis climática.

Share This Story