Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un modo fácil nunca ha arruinado un juego

Captura de pantalla: FROM Software

En los videojuegos, fácil es una palabra con connotaciones negativas cuando no debería serlo. Hay algo en esa palabra que hace que inmediatamente algunos jugadores se pongan condescendientes. La polémica sobre esto tiene un nuevo foco: Sekiro: Shadows Die Twice

El nuevo lanzamiento de From Software se ha convertido en el centro de un debate entre los que creen que debería tener un modo fácil y los que creen que esto arruinaría la experiencia del juego.

Advertisement

Sekiro abandoina muchos de los elementos de juego que hicieron que la serie Dark Souls y Bloodborne fuera tremendamente difícil. Sin embargo, muchos jugadores siguen pensando que es difícil. Algunos dicen que es exageradamente difícil y que debería tener un modo fácil. Se da la circunstancia de que FromSoftware ha pasado la última década creando juegos que excluyen notablemente cualquier atisbo de modo fácil, y eso hace que la sola idea de incorporarlo ahora sea vista por muchos como una herejía.

Los juegos de From son casi como entrar en un selecto club en el que todos los que lo terminaron tuvieron que pasar por la misma lista de penurias, calamidades y desafíos tan teatrales como absurdos. Terminas un juego From y automáticamente entras en un club exclusivo lleno de otras personas que han pasado por la misma traumática experiencia. Para empeorar las cosas, Sekiro elimina una de las opciones de los anteriores juegos de From más bienvenidas entre los jugadores con problemas para pasar ciertos jefes o zonas: la capacidad de convocar a otros jugadores para obtener ayuda.

A resultas de todo esto, hablar de Sekiro puede acabar fácilmente convirtiendose en hablar de uno mismo, de todas las cosas que has hecho para superar sus numerosos desafíos y, de tu caso personal que te ha valido el ingreso en el selecto Club Sekiro.

Para algunos, la dificultad es un aspecto fundamental de la experiencia FromSoftware. De hecho permea cada aspecto de la filosofía de diseño de la empresa. El estilo de narración, transmitido en gran parte a través de cripticas descripciones de objetos y pistas ambientales muy sutiles funciona mejor cuando te ves obligado a pasar por los mismos niveles una y otra vez. Las historias que cuentan estos juegos a menudo contienen temas que giran en torno a la decadencia o la pérdida de la humanidad. El fracaso continuo te permite comprender la historia y comprometerte directamente con ella, completando el circuito.

Advertisement

En Sekiro, estas ideas se enfocan de una manera inusualmente clara incluso para tratarse de un juego de FromSoftware. La muerte y la resurrección son un mecanismo explícito con el que interactúas, y la historia del juego contempla claramente el precio de este mecanismo. Todo ello parece avalar la idea de que Sekiro debe ser difícil porque la dificultad es precisamente su punto.

Captura de pantalla: FROM Software
Advertisement

Diferentes formas de dificultad

Parte del problema es que el concepto de dificultad puede significar muchas cosas diferentes.

Advertisement

Hay innumerables maneras en que los videojuegos pueden girar los diales de varios subsistemas para cambiar nuestra percepción de lo difícil que nos parece. Muchos desarrolladores ajustan la dificultad sin comprometer la calidad o la integridad de sus juegos. Consideremos, por ejemplo, a Halo en la era Bungie. Desarrolladores y jugadores estaban de acuerdo en que la dificultad Heroica era la forma en la que sus creadores habían diseñado la experiencia de juego. Los niveles Fácil y Normal estaban allí para dar la bienvenida a cualquiera que lo necesitara, pero aún así era posible involucrarse en la historia del juego y disfrutar con él.

Devil May Cry 5 claramente quiere que juegues con estilo. El nivel de dificultad recomendado es “Devil Hunter” y la forma en la que el juego puntúa cada combate te lo recuerda. Sin embargo, echar por los suelos la dificultad y perseguir a demonios con combos torpes no arruina la experiencia de juego. Agregar un modo fácil nunca ha arruinado un juego.

Advertisement

Algunas de las personas que defienden un modo fácil en Sekiro no solo lo hacen porque se nieguen a ajustar sus hábitos de juego normales. Como ha escrito el “Doc” Burford, colaborador de Kotaku, los jugadores que sufren de dolor crónico o una discapacidad física significativa pueden encontrar el umbral de habilidad de algunos juegos totalmente insuperable. “Con mi dolor crónico y mis problemas de fatiga”, escribe Burford, “combinar rápidamente los botones en juegos como Bayonetta o God of War puede ser físicamente agotador”. En este sentido, el ritmo de repetición que los jefes de FromSoft como el Padre Gascoigne de Bloodborne se cobran su peaje en forma de tremendos dolores articulares.

Advertisement

Yo mismo trato con un dolor crónico ocasional que solo se alivia con un aparato ortopédico. Cuando me lo pongo, soy un diez por ciento más torpe con cualquier mando, lo que hace que Sekiro sea un diez por ciento más difícil. ¿Puedo adaptarme para cumplir con ese diez por ciento extra? Tal vez. ¿Debería hacerlo? Esa es una pregunta diferente. Algunas personas con discapacidades pueden no necesitar ajustes, pero ese es exactamente mi punto: El significado Difícil varía mucho en función de cada persona.

Un modo fácil también puede ofrecer una experiencia completamente diferente pero igualmente deseable. Para algunos es el secreto para hacer que un juego como Wolfenstein: The New Colossus pase de ser un juego de disparos de la vieja escuela a ser un simulador de Terror Billy que los acompañe a lo largo del viaje. Una concesión en dificultad puede ayudarnos a descubrir todo tipo de cosas que de otra manera no apreciaríamos en un juego.

Advertisement

Sekiro y otros juegos de From Software no necesariamente tienen que ser difíciles porque sí, al menos no específicamente. Como dijo el director de From Software, Hidetaka Miyazaki, los juegos giran alrededor de la idea de que los “jugadores experimentan una sensación de logro a través de la superación de dificultades”. Como señaló el experto en accesibilidad Ian Hamilton en Twitter, hay muchas maneras en que esto puede lograrse.

¿Significa esto que algunos jugadores podrían pasar por alto el mensaje que el juego esté tratando de revelar? Por supuesto. Las películas con subtítulos para personas con problemas de audición están haciendo una concesión y reconociendo tácitamente que una parte fundamental de la experiencia no será apreciada. También es posible, que una persona sin ningún tipo de problema y en buena forma física, no le encuentre ningún sentido a una película o juego de estas características. Los juegos, como cualquier otra forma de arte, no siempre explican la intención de su creador. No toda al menos. Eso es algo que nosotros debemos tratar de averiguar, pero para eso primero tenemos que intentarlo. No hay nada de malo en dejar que todos lo intentemos.

Share This Story