Illustration: sbtlneet (Pixabay)

Un cerebro vivo en un tarro, literalmente. El último avance del MIT en materia de neurociencia es digno de una película de terror. El experimento tenía como objetivo conservar mejor estos órganos de cara a pruebas médicas, pero ha destapado un debate ético muy peligroso: ¿se puede hacer con humanos?

El autor del experimento, un neurócientífico de la Universidad de Yale llamado Nenad Sestan explica cómo ha desarrollado una técnica que permite mantener con vida el cerebro de un cerdo conectándolo a un sistema de válvulas que bombean sangre artificial con oxígeno y nutrientes en un tanque de laboratorio mantenido a la temperatura adecuada. El sistema de llama BrainEX y no s diferencia mucho del que se puede usar en hospitales para mantener vivo un riñón o un hígado. La diferencia es que Sestan ha logrado que su sistema circulatorio mantenga vivas hasta las células más profundas del cerebro.

Advertisement

En los últimos años, Sestan ha investigado con los cerebros de unos 200 cerdos sacrificados en un matadero para la industria cárnica. El objetivo del investigador no es en absoluto crear un Frankenstein porcino, sino desarrollar un procedimiento que permita mantener tejido cerebral vivo y en óptimas condiciones. Sería un avance notable para multitud de proyectos científicos que estudian enfermedades como el Alzheimer o simplemente tratan de crear un mapa de conexiones del cerebro. Nunca antes se había logrado mantener un cerebro vivo fuera del cuerpo en un animal tan grande como un cerdo. Lo más parecido fueron pruebas realizadas en 1995 con ratones.

Cerebro vivo, pero Âżconsciente?

Según Sestan, ninguno de los cerebros que ha conseguido mantener con su técnica (hasta un máximo de 36 horas) ha dado muestras de estar consciente. De hecho, lo primero que hicieron él y su equipo fue comprobarlo mediante diferentes tipos de escáner cerebral y electrodos. A todos los efectos el órgano permanece en coma y sin actividad cerebral que implique conciencia. Sin embargo, el propio Sestan apunta que esa falta de actividad puede deberse a los fármacos empleados en la sangra artificial, que adormecen las neuronas.

Advertisement

La duda sobre si el cerebro puede llegar a reactivarse en ese estado sigue ahí, y las implicaciones de la técnica son demasiado profundas como para pasarlas por alto. En teoría se podría aplicar su procedimiento a otros animales o incluso a seres humanos ¿Qué ocurriría entonces?

¿Cómo reaccionaría un cerebro vivo y consciente en un estado de absoluta privación sensorial ni capacidad de comunicarse? ¿Retendría su memoria y conocimientos en ese estado? Es más, ¿qué estatus legal tendría una persona así?

El villano de Robocop 2. De momento (y por suerte) solo ficciĂłn
GIF: Orion Pictures / YouTube

Advertisement

De momento no existe ninguna tecnología capaz de transplantar un cerebro al cuerpo de otra persona. El sistema nervioso es sencillamente demasiado complejo para volverlo a conectar así como así. No obstante, la técnica de este neurocientífico abre la puerta a conservar el cerebro cuando el resto del cuerpo ha dejado de funcionar, lo que a su vez hace pensar en muchos escenarios, algunos bastante terroríficos.

La técnica desarrollada por Sestan no ha tardado en suscitar un enorme debate científico. Aunque aún no ha publicado oficialmente los resultados de sus investigaciones, la editorial de este número de Nature está formada por varios científicos que piden que se regule de manera muy cuidadosa los experimentos de este tipo con cerebros vivos. [vía MIT Technlogy Review]