Uno de los estanques termales de Yellowstone.
Photo: Brocken Inaglory / Wikimedia Commons

Con sus turbulentos r√≠os, sus abruptos ca√Īones y densos bosques, Yellowstone es un tesoro para todo el planeta. Sin embargo bajo ese para√≠so se esconde un infierno esperando ser liberado. Un equipo de cient√≠ficos ha logrado crear un modelo computerizado que revela no pocos secretos del supervolc√°n durmiente.

Advertisement

Bajo el Parque Nacional de Yellowstone existe un masivo dep√≥sito de magma, pero hace m√°s de 630.000 a√Īos de la √ļltima super erupci√≥n. La √ļltima erupci√≥n con salida de lava al exterior se produjo hace 70.000. Los investigadores sencillamente no est√° seguros de si llegar√° a haber otra super erupci√≥n en el futuro y mucho menos de cu√°ndo ocurrir√°. Si llega a suceder, calculan que solo la lava cubrir√≠a una superficie de entre 48 y 64 kil√≥metros alrededor del parque.

Un nuevo estudio publicado en Geophysical Research Letters ahonda en el conocimiento que tenemos de las cámaras de magma bajo Yellostone y en cómo funciona su complejo sistema de conductos. Usando modelos computerizados, un equipo dirigido por el geólogo de la Universidad de Oregon Dylan P. Colón ha descubierto una región de transición en la corteza desconocida hasta ahora que puede indicarnos no cuándo el supervolcán entrará en erupción, pero sí cómo lo hará y por donde saldrá la lava a la superficie.

El nuevo modelo muestra la zona de transición.
Graphic: Dylan P. Colón

Advertisement

En Yellowstone solo una fina capa de corteza terrestre nos separa del infierno bajo ella. Ocasionalmente, la corteza se calienta y enfr√≠a por efecto del magma, permitiendo a la roca fundida subir por una enorme fisura. En 2014, otro equipo de cient√≠ficos emple√≥ ondas s√≠smicas para detectar una enorme c√°mara de magma en la parte superior de la corteza. Las enormes cantidades de di√≥xido de carbono y helio que se filtran desde el subsuelo hicieron pensar que debajo hay a√ļn m√°s.

Esta hipótesis se confirmó en 2015 cuando un nuevo estudio localizó esa segunda cámara masiva de magma a una profundidad de entre 20 y 45 kilómetros.

Aunque estos descubrimientos son importantes, no permiten a los geólogos conocer la composición, estado y cantidad del magma contenido en estas cámaras o cómo ha llegado ahí. Para llenar esta laguna Colón usó todos los datos disponibles para crear una simulación que muestra los procesos bajo Yellowstone. Lo que el investigador quería averiguar era precisamente dónde hay más probabilidades de que se acumule el magma bajo la corteza.

Advertisement

Seg√ļn esta simulaci√≥n -Y es importante tener muy en cuenta que es solo eso, un modelo computerizado- las fuerzas geol√≥gicas ejercen su mayor presi√≥n a profundidades de entre cinco y diez kil√≥metros. Esta es la zona de transici√≥n donde las rocas fr√≠as y estables dan paso a las rocas calientes y parcialmente fundidas. Esta regi√≥n atrapa el magma y hace que se solidifique en una gran placa horizontal con un grosor de alrededor de 15 kil√≥metros. El modelo creado por Col√≥n encaja a la perfecci√≥n con los datos obtenidos mediante ondas s√≠smicas. Parece una aproximaci√≥n muy razonable al mundo real.

El estudio también ha descubierto que hay cámaras e magma por encima de esta placa. La cámara superior contiene magma riolítico rico en gases que a veces llega hasta la superficie.

Advertisement

Los investigadores siguen sin saber cu√°ndo Yellowstone volver√° entrar en erupci√≥n, pero ahora tenemos una explicaci√≥n mejor a la pregunta de c√≥mo fluye el magma responsable de estas erupciones. Sabemos de d√≥nde provendr√° el magma si llega a la superficie, y donde se acumular√°. Yellowstone no es el √ļnico lugar del mundo con estas peculiares condiciones. Hay otros, y el siguiente reto es comparar el sistema bajo el parque con el de otras regiones. Todav√≠a no podemos predecir erupciones volc√°nicas, pero cada peque√Īo avance nos acerca a ese objetivo. [v√≠a Geophysical Research Letters]