Las cosas se est√°n poniendo muy feas para John Rivello. Este simpatizante de Trump de 29 a√Īos fue arrestado el pasado d√≠a 17 por enviar un GIF animado a un periodista de Newsweek que padece epilepsia, caus√°ndole un ataque. Ahora el tribunal le acusa de asalto grave con arma mortal.

Comparar el env√≠o de un GIF con un asalto con agravantes puede parecer un poco exagerado, pero lo cierto es que las circunstancias del caso dan bastante pie a la comparaci√≥n. Rivello envi√≥ un GIF con colores parpadeantes que realmente puede causar un ataque epil√©ptico en una persona sensible y adem√°s lo acompa√Ī√≥ del mensaje: ‚ÄúOjal√° te de un ataque‚ÄĚ. De hecho, el mensaje cumpli√≥ su objetivo. El periodista objeto del ataque, Kurt Eichenwald, sufri√≥ un episodio de epilepsia tras ver la imagen. Fue su esposa la que envi√≥ el siguiente mensaje en Twitter:

Te habla su esposa, le ocasionaste un ataque epiléptico. Tengo tu información y he llamado a la policía para reportarte.

Advertisement

El FBI comprob√≥ que Rivello no solo se jactaba de saber que Eichenwald era epil√©ptico, sino que tuite√≥ otros mensajes en los que dec√≠a ‚Äúvamos a ver si se muere‚ÄĚ y hab√≠a falseado una imagen de la entrada de Wikipedia sobre el periodista con la fecha de la muerte el d√≠a que le envi√≥ el GIF. El atacante tambi√©n se tom√≥ bastantes molestias en ocultar su identidad. El tel√©fono desde el que tuiteaba usaba una tarjeta prepago de la compa√Ī√≠a Tracfone para la que no hace falta dar datos personales, y su cuenta de Twitter se cre√≥ con una falsa direcci√≥n de email.

Tras indagar en la compa√Ī√≠a matriz de Tracfone, AT&T, el FBI obtuvo el n√ļmero de serie del iPhone. De ah√≠, y gracias a la colaboraci√≥n de Apple, lograron acceder a la cuenta de iCloud de Rivello, donde almacenaba el GIF que envi√≥ a Eichenwald, as√≠ como una captura de pantalla de la respuesta de su esposa.

Advertisement

En otras circunstancias la justicia no se hubiera tomado tantas molestias en actuar contra un acosador de Internet, pero vivimos en una √©poca en la que alguien se compra un tel√©fono e intenta que sea imposible de rastrear solo para enviar im√°genes que sabe que pueden causar da√Īo f√≠sico real a otra persona. El uso de la expresi√≥n ‚Äúasalto grave con arma mortal‚ÄĚ probablemente sea una advertencia para que otros no caigan en la tentaci√≥n de hacer lo mismo. De momento no se sabe a qu√© condena se podr√≠a enfrentar Rivello, pero los cargos contra √©l son criminales. No pinta que vaya a librarse con una simple multa.