La gente estå alucinando con este video, que acumula cientos de miles de reproducciones. Un tipo de veintitantos años se encuentra con un videoclub aparentemente abandonado al sur de Texas y decide entrar. Para su sorpresa, todo sigue en su sitio. Los DVDs, los juegos de la Wii...

Explorar el videoclub es como viajar a 2010.

Si eres muy joven, resultarå difícil de imaginar, pero hace una década consumíamos películas en soportes de plåstico con forma de disco. Tenían un agujero para poder sujetarlos con el pulgar oponible, y había que introducirlos en unos reproductores especializados (cajas negras o grises que se colocaban debajo del televisor). En tiendas como Blockbuster podías alquilar estos discos. Sus cajas estaban expuestas en mostradores interminables, que solo contenían la caråtula: por dentro estaban vacías.

“Dios mĂ­o. Todas estas pelĂ­culas abandonadas en perfecto estado durante años”, comenta el chico, embelesado por lo que ven sus ojos mientras suena una melodĂ­a dramĂĄtica de fondo. “Esto es increĂ­ble. ÂżHola? ÂĄÂżHay alguien ahĂ­?!”, exclama —pero no obtiene respuesta. [RubarGar _]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.