Anna Muzychuk es campeona mundial de ajedrez en dos categorías, partidas rápidas y relámpago. Aunque en 2016 ganó sus títulos y asegura haberse sentido como la persona más feliz en el mundo del ajedrez, este año no los defenderá porque el torneo se celebra en Arabia Saudita. Prefiere defender sus principios.

Advertisement

En una publicación en Facebook la mejor del mundo en dos modalidades, que también es hermana de la campeona mundial de ajedrez Mariya Muzychuk, asegura que se niega a sentirse como una “criatura de segunda”, viéndose obligada a usar un manto de abaya, y a solamente salir acompañada a la calle por las costumbres islámicas tan exigentes con las mujeres en el país.

“Dentro de pocos días voy a perder dos títulos mundiales, uno a uno. Solo porque decidí no ir a Arabia Saudita, no jugar siguiendo las reglas de otro, no usar abaya, no verme obligada a estar acompañada al salir, y en general no sentirme como una criatura secundaria. Hace exactamente un año gané esos dos títulos y fui la persona más feliz del mundo del ajedrez, pero ahora me siento muy mal.

Defenderé mis principios y no asistiré al evento, uno en el que podía ganar mucho más que en una docena de eventos combinados. Esto es molesto, pero lo peor de todo es que a casi nadie le importa. Eso es lo que se siente peor, pero no cambiará mi opinión ni mis principios. Mi hermana Mariya hará lo mismo y estoy muy feliz de que compartamos este punto de vista.

A esos pocos que les importa les digo: ¡regresaremos!”

Tanto Anna como su hermana Mariya, ucranianas, han decidido no viajar a Arabia Saudí para el torneo que se llevará a cabo entre los días 26 y 30 de diciembre. Al no viajar las hermanas pierden la oportunidad de defender sus títulos y ganar mucho dinero, pero defienden algo que es mucho más importante para ellas: sus principios, sus valores y su derecho a vivir bajo sus reglas y su estilo, no a las que impongan otros.

Advertisement

Además de esta polémica, Arabia Saudí ha denegado la visa a siete ajedrecistas de Israel que iban a participar en el Campeonato Mundial de Ajedrez.