Image: Universidad de Rochester

Hace aproximadamente 70.000 a√Īos, cuando la humanidad emigr√≥ de √Āfrica, una estrella cruz√≥ nuestro Sistema Solar. Conocida como la estrella de Scholz en honor al astr√≥nomo alem√°n que la descubri√≥, sus efectos todav√≠a son visibles.

Esta enana roja fue descubierta por los astr√≥nomos en el a√Īo 2015, y en un principio supusieron que no habr√≠a tenido muchos efectos en nuestro Sistema Solar. Sin embargo, ahora han demostrado que este no es el caso, de hecho, todav√≠a se puede observar el impacto de la visita.

Advertisement

Al parecer, el estudio exhaustivo de las zonas donde se encuentran los objetos en la Nube de Oort ha llevado a reconsiderar esta conclusión: resulta que este encuentro increíblemente cercano con una estrella dejó perturbaciones gravitacionales débiles en los límites exteriores de nuestro Sistema Solar.

Los astr√≥nomos de la Universidad de Cambridge y la Universidad Complutense de Madrid analizaron las posiciones de alrededor de 340 objetos en el Sistema Solar exterior con √≥rbitas hiperb√≥licas, y encontraron que varias docenas de ellos no estaban exactamente donde se esperaba. Seg√ļn Carlos de la Fuente, de la Universidad Complutense de Madrid:

Image: Jos√© A. Pe√Īas/SINC

En principio, uno esperaría que esas posiciones se distribuyan uniformemente en el cielo, especialmente si estos objetos provienen de la nube de Oort. Sin embargo, lo que encontramos es muy diferente: una acumulación estadísticamente significativa de radiantes.

Advertisement

¬ŅQu√© hicieron entonces? Rebobinaron el reloj y colocaron los objetos sobre el fondo de la constelaci√≥n de G√©minis, advirtiendo entonces que una enana roja, la estrella de Scholz, fue posiblemente la causa de esa sutil redistribuci√≥n.

Lo que ocurrió fue que la entrada de esta estrella en el borde exterior de nuestro Sistema Solar provocó dichas perturbaciones gravitacionales, unas que aunque débiles, fueron capaces de afectar a la trayectoria de cometas y asteroides.

No s√≥lo eso. Este encuentro cercano ocurri√≥ hace 70.000 a√Īos, cuando una poblaci√≥n de Homo sapiens estaba saliendo de √Āfrica en una migraci√≥n que luego cubrir√≠a el mundo entero. De hecho, es muy posible que esos humanos antiguos notaran el resplandor de la estrella en la noche. [Monthly Notices of the Royal Astronomical Society]