El problema además, no tiene fácil solución. Los operarios de limpieza del monumento se han empleado a fondo frotando las secciones afectadas, pero ese procedimiento es aún más dañino para los intrincados grabados en mármol. Bhuvan Vikram, de la Oficina de Arqueología de la India, reconoce que la limpieza se ha interrumpido después de que resultaran dañadas varias secciones del mausoleo.

Advertisement

La única solución para evitar que el Taj Mahal acabe siendo un edificio de color verdoso es eliminar la plaga de Goeldichironomus, pero el problema no se erradicará por completo hasta que no se sanee el río Yamuna de una vez por todas. Diversos colectivos medioambientales llevan pidiéndolo desde hace más de cinco años sin obtener respuesta por parte de las autoridades. [vía Associated Press]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.