En Japón es necesario disponer de una licencia médica profesional para hacer tatuajes. La frase no tendría nada de raro si no fuera por un detalle. El gobierno japonés no extiende ninguna licencia médica de tatuador. Esa es la absurda disyuntiva legal a la que se ha llegado por culpa de una sentencia.

Todo comenzó en 2001, cuando el Ministro de salud japonés clasificó los tatuajes como una práctica médica porque implica agujas que atraviesa la piel e inoculan tinta. La decisión no iba directamente en contra de los tatuadores artísticos, sino de los tatuajes cosméticos después de una serie de incidentes.

El caso es que la clasificación, en teoría, implica que todos los tatuadores deben disponer de una licencia médica profesional, pero el gobierno no ha desarrollado la clasificación con ningún reglamento que permita la expedición de licencias médicas para tatuadores o los requisitos que estos profesionales deben cumplir.

La cosa quedó ahí, pero en 2015 la ciudad de Osaka la emprendió contra sus tatuadores. La policía denunció a un tatuador llamado Taiki Masuda por no disponer de una licencia médica profesional. Aparte de este documento que ningún tatuador puede tener sencillamente porque no existe, la actividad de Masuda era perfectamente legal en todos los sentidos. Lo que no evitó una multa de 2.445 dólares.

Photo: Oliver Strewe | Getty

Comprensiblemente enfadado, Masuda recurrió la multa y llevó el caso a juicio alegando que los tatuadores son artistas y no profesionales de la medicina. La sentencia del caso acaba de hacerse pública y determina que el joven tatuador incumplió la ley al no disponer de licencia.

Advertisement

En otras palabras, la corte de Osaka acaba de sentar precedente legal para que se pueda denunciar a los tatuadores por no tener un documento profesional que es imposible que consigan a menos que estudien una carrera de medicina o enfermería.

El tribunal ha reducido la multa a la mitad, pero Masuda no acepta la decisión y apelará la sentencia. Si lo que Japón se propone es eliminar la milenaria práctica de los irezumi (tatuaje en japonés) va por muy buen camino. [The Japan Times vía AFP]