Seguramente el nombre de Amir Taaki no te suene de nada, pero es una de las voces más notorias en el mundo del Bitcoin. Este programador que se autodefine como anarquista radical. Después de un año luchando contra ISIS en Siria, Turquía e Irán, ha vuelto a la escena del bitcoin, al que da poco tiempo de vida.

Advertisement

En una entrevista a Quartz, Taaki explica su particular visión de Bitcoin y el resto de criptomonedas. Para este programador metido a ideólogo, el problema de Bitcoin es que su valor desde el punto de vista de la sociedad no está aumentando al mismo nivel que su precio. En otras palabras, que la reciente subida de la moneda a finales de 2017 es solo producto de la especulación, una burbuja que tarde o temprano explotará. Taaki dice:

Ahora mismo hay muchísimo capital metido en criptomonedas. Ese capital no está al mismo nivel que la utilidad de las tecnologías que lo soportan. Si lo consideramos desde la perspectiva del avance de la sociedad, no creo que el precio esté avanzando para igualarse al valor real de las tecnologías. Hay mejores tecnologías con mucho más valor. En términos de valor potencial, el valor de Bitcoin no se puede dar por hecho.

En nuestra actual trayectoria, ese potencial no se va a realizar como un gran proyecto. Si miramos el incremento en precio ¿de dónde viene? Viene de un montón de especulación basada en la idea de que el precio va a seguir subiendo en el futuro, pero debajo no tiene ningún valor real, así que su potencial es irrealizable.

Advertisement

Amir Taaki en una foto de archivo. Imagen: Wikipedia

Es cierto que las palabras de Taaki están teñidas de mucha ideología y que el programador, que ahora imparte clases en Barcelona, ha estado dos años alejado del mundo de bitcoin. Pese a todo, no se puede negar que tiene parte de razón cuando se refiere a la especulación que ha inflado el precio de la criptomoneda. El programador continua sacando punta a a actitud de muchos programadores y entusiastas del bitcoin:

Hemos llegado a un momento en el que bitcoin no tiene muy clara la percepción de sí mismo o de su propósito más allá de un grupo de gente pasándoselo bien creando diferentes tecnologías. Realmente ninguno sabe muy bien para qué están trabajando o qué problema están tratando de resolver. Cuando le preguntas a cualquiera de ellos te responde: Sí lo sabemos, trabajamos por la privacidad, pero en realidad no tienen nada serio formulado.

Cuando hablo con desarrolladores de bitcoin trato de explicarles la importancia de las ideas, del valor de una visión en el desarrollo de esa tecnología. Debemos hacer que la tecnología realmente ayude a la humanidad y a la sociedad, y no se convierta en otro lujo más para hacernos la vida más cómoda mientras nos atrapa aún más bajo el control del sistema. Si queremos liberarnos de ese control con una tecnología que nos eleve y cambie el mundo necesitamos empezar a pensar en qué ideas hay detrás del bitcoin.

Esta filosofía es completamente ajena a los desarrolladores de bitcoin y a toda su comunidad. Recientemente Stripe (una plataforma de pagos) abandonó bitcoin porque no era útil y nadie se tomó en serio esa señal de alarma. Es como una religión con un discurso kurzweilliano: La singularidad viene... la presa va a reventar...Bitcoin es el castor imparable que la está destruyendo... Nada de eso está basado en un análisis racional.

Advertisement

[vía Quartz]