Captura de rayos-X del paciente.
Foto: Harriet A Cunniffe (BMJ)

√Čsta es una historia que te har√° tener pesadillas cuando seas mayor. Los m√©dicos dicen que este anciano pas√≥ por un terrible calvario porque sus cirujanos se hab√≠an olvidado de quitarle la dentadura postiza, que qued√≥ alojada en su garganta durante una operaci√≥n.

Seg√ļn uno de los m√©dicos brit√°nicos que atendieron a este hombre de 72 a√Īos, quien escribi√≥ sobre el caso en BMJ Case Reports, sus problemas comenzaron al poco de una cirug√≠a aparentemente exitosa y sin mayores complicaciones en la que le extrajeron un bulto benigno del interior del pecho. Pero √©l constantemente notaba sangre en la boca, tambi√©n experimentaba dolor de garganta y ten√≠a problemas para tragar. Cuando fue a urgencias seis d√≠as despu√©s de la cirug√≠a, ni siquiera pod√≠a comer ning√ļn tipo de alimento s√≥lido.

Los m√©dicos inicialmente sospecharon que sus s√≠ntomas eran el resultado de una infecci√≥n respiratoria, posiblemente mezclada con los efectos posteriores de haber sido intubado durante la cirug√≠a. As√≠ que lo enviaron a casa con varios antibi√≥ticos y medicinas. Dos d√≠as, sin embargo, regres√≥ en un estado mucho peor, puesto que no pod√≠a ni tragar la medicaci√≥n que le dieron. Fue hospitalizado, aunque los m√©dicos a√ļn asumieron err√≥neamente que hab√≠a desarrollado una neumon√≠a grave, posiblemente causada porque se introdujesen alimentos, √°cido estomacal o saliva en sus pulmones.

Pero cuando un nuevo grupo de médicos miró dentro de la garganta del hombre, después de que se quejase de sus síntomas, rápidamente detectaron que había algo alojado en su laringe. Y fue entonces cuando el hombre dijo que sus prótesis dentales habían desaparecido misteriosamente una semana antes.

Advertisement

Obviamente, la dentadura postiza tenía que haber sido retirada antes de la intubación, anotaron en el informe.

‚ÄúLa presencia de pr√≥tesis dentales debe quedar claramente documentada antes y despu√©s de cualquier procedimiento, y todos los miembros del equipo de la sala de operaciones deben conocer el plan perioperatorio‚ÄĚ, dijo la autora del estudio, Harriet Cunniffe, especialista en laringolog√≠a del Hospital James Paget.

Advertisement

Aunque los m√©dicos pronto pudieron retirar la dentadura de la garganta con unas pinzas, el sufrimiento del hombre a√ļn no hab√≠a terminado.

Durante las siguientes seis semanas, se vio atrapado en un ciclo en el que el sangrado de su garganta parec√≠a detenerse y era dado de alta del hospital, solo para que comenzara a sangrar nuevamente y tuviese que ser readmitido. El sangrado se hizo tan intenso que necesit√≥ m√ļltiples transfusiones de sangre. Finalmente, despu√©s de varias operaciones de cauterizaci√≥n, comenz√≥ a recuperarse.

Advertisement

Sorprendentemente, esta no es la primera vez que los m√©dicos hacen que las personas se traguen sus dentaduras postizas durante una operaci√≥n. Cunniffe pudo encontrar al menos 83 casos en un lapso de 15 a√Īos, incluido uno que termin√≥ en tragedia.

Incluso m√°s all√° del error m√©dico, a√Īadi√≥, hay una lecci√≥n que los m√©dicos deben aprender sobre el deber de escuchar a sus pacientes.

Advertisement

En este caso, el hombre se había quejado constantemente de dolor de garganta y problemas para tragar desde la primera vez que fue a urgencias. Pero nadie quiso hacer una revisión de su garganta, algo que podría haber ahorrado un sufrimiento innecesario al paciente.

‚ÄúAs√≠ que escuchen la historia del paciente y no se distraigan con los resultados de las investigaciones‚ÄĚ, escribi√≥ Cunniffe.