Foto: Getty

Este fin de semana todo el mundo harĂĄ cola para ver la nueva pelĂ­cula de superhĂ©roes Captain Marvel. Los espectadores mĂĄs jĂłvenes verĂĄn el Blockbuster que sale en la pelĂ­cula y no tendrĂĄn ni idea de quĂ© tipo de negocio es. Al mismo tiempo, los trabajadores del Ășltimo Blockbuster de Australia cerrarĂĄn su tienda para siempre, dejando solo un Ășltimo establecimiento de la mĂ­tica franquicia sobre la faz de la Tierra.

SegĂșn la Australian Associated Press, el Blockbuster ubicado en Morley finalmente ha sucumbido a la marea de los servicios de streaming de vĂ­deo y ha notificado a sus clientes que cerrarĂĄ sus puertas a final de mes. No se puede cerrar de la noche a la mañana, los clientes todavĂ­a tienen que devolver todos esos DVD que alquilaron. Y a partir del 8 de marzo, todo el material de Blockbuster saldrĂĄ a la venta para coleccionistas y sentimentales.

En el pasado fue el rey de la industria del alquiler de vĂ­deos, y llegĂł a tener 9.000 establecimientos en el apogeo de su dominio. “Llegan clientes todo el tiempo y nos suplican que no cerremos, porque aĂșn disfrutan de la experiencia y el servicio que les brindamos”, dijo el propietario de la tienda, Lyn Borszeky, a la AAP. “Nuestra industria contratĂł a un montĂłn de estudiantes universitarios, que amaban el cine y transmitĂ­an su pasiĂłn a los clientes”.

La Ășltima tienda fĂ­sica de Blockbuster que queda en todo el planeta se encuentra en Bend, OregĂłn, y se han aprovechado de ello, atrayendo turistas y vendiendo su propia cerveza artesanal.

Personalmente, no siento mucha nostalgia por Blockbuster en concreto, pero extraño mucho los videoclubs. Recuerdo que justo antes de que Netflix conquistase el mundo, Blockbuster era el Ășnico sitio donde podĂ­a alquilar pelĂ­culas que me quedaba. La compañía vio lo que se avecinaba y comenzĂł a ofrecer alquileres sin lĂ­mites. Yo estaba en la universidad, tenĂ­a mucho tiempo libre y me acercaba una o dos veces al dĂ­a para coger otra pelĂ­cula. Los empleados me conocĂ­an y se reĂ­an cuando entraba como diciendo: “¿CuĂĄntas pelĂ­culas puede ver este tipo?” Ahora, parece completamente normal que te pases la tarde entera de un sĂĄbado viendo compulsivamente la televisiĂłn.

Advertisement

Steven Spielberg ha provocado un nuevo debate sobre el futuro de los cines con su campaña para prohibir que las películas de Netflix puedan ser consideradas para los Oscar. Después de haber visto lo que sucedió con los videoclubs, muchos amantes del cine quieren tratar de evitar que ocurra lo mismo con los cines. Netflix ha contestado al director diciendo que les encanta el cine casi tanto cómo a cualquiera.

Los videoclubs eran una especie de centro comunitario, pero tambiĂ©n eran como una galerĂ­a de arte para pelĂ­culas. Es posible que Blockbuster fuese un lugar corporativo y estĂ©ril, pero aĂșn asĂ­ me ofreciĂł la oportunidad de pasar horas mirando las estanterĂ­as, admirando el arte de las carĂĄtulas y sopesando quĂ© pelĂ­cula me llevarĂ­a a casa por esa noche .

[Australian Associated Press via Business Insider]