Un Falcon 9 perteneciente a una misión anterior. Foto: Space X

El jueves 14 de noviembre despega desde Cabo Ca√Īaveral un cohete Falcon 9 de Space X. Se tratar√≠a de una misi√≥n rutinaria m√°s de la compa√Ī√≠a si no fuera por un detalle: a bordo hay un sat√©lite gubernamental secreto cuya misi√≥n es un completo misterio. Su nombre en clave es Zuma.

La existencia de la carga (ni siquiera sabemos si es un sat√©lite, aunque es la suposici√≥n m√°s l√≥gica) sali√≥ a la luz p√ļblica el pasado mes de octubre, cuando Space X remiti√≥ una serie de documentos a la Comisi√≥n Federal de Comunicaciones de Estados Unidos solicitando autorizaci√≥n para poner en √≥rbita algo llamado Misi√≥n 1390.

Advertisement

D√≠as m√°s tarde, se descubri√≥ que la Misi√≥n 1390 consist√≠a en alg√ļn tipo de dispositivo fabricado para el gobierno por la compa√Ī√≠a Northrop Grumman, y que esta hab√≠a seleccionado a Space X para ponerlo en √≥rbita. En Northrop Grumman han confirmado el nombre de Zuma, pero nada m√°s. Space X tampoco ha revelado nada porque por contrato no puede hacerlo. La compa√Ī√≠a de Elon Musk obtuvo en 2015 la certificaci√≥n oficial para lanzar sat√©lites militares y no se va a arriesgar esa lucrativa fuente de ingresos.

Lo que hace √ļnico a Zuma es que nadie tiene la menor idea de para qu√© sirve. Ni siquiera se sabe a qu√© agencia pertenece, un dato que normalmente suele hacerse p√ļblico en otras misiones clasificadas. Ninguna agencia de inteligencia ni divisi√≥n militar se ha relacionado con la misi√≥n y la Oficina Nacional de Reconocimiento, que es la instituci√≥n que suele encargarse de los sat√©lites de vigilancia, ha negado estar involucrada.

Advertisement

Sea lo que sea, Zuma va camino de convertirse en una de estas historias que tanto gustan a los fanáticos de las conspiraciones. El satélite (o lo que sea) despega esta noche entre las 20 y las 22 horas (ET). [vía The Verge]