Puente basculante de Cau Cau / Richard Espinoza (Wikimedia)

Los habitantes de Valdivia (850 km al sur de Santiago de Chile) demandan desde hace décadas la construcción de un viaducto sobre el río Cau Cau para aliviar el tráfico de la ciudad. La esperada inauguración del puente estaba prevista para marzo de 2014, pero por entonces se supo que lo habían construido del revés.

Entre otros fallos y errores de procedimiento, el puente sufría una desviación de 75 centímetros entre el eje estructural fijo y su parte móvil. Y el problema que dio fama internacional al proyecto: la empresa responsable había colocado al revés uno de los tableros que conformaban la parte levadiza, de modo que el carril bici terminaba en mitad de la carretera en ambos sentidos y había un enorme bache justo en medio por la inclinación opuesta de las plataformas.

Imagen: Discovery Channel / YouTube
Imagen: Discovery Channel / YouTube

Las obras del puente Cau Cau se iniciaron en diciembre de 2011 con un presupuesto de 15.768 millones de pesos chilenos (24 millones de dólares). Dos años después, las autoridades detuvieron al topógrafo del proyecto por haber acreditado su cualificación de ingeniero con títulos falsos. En enero de 2014, el ministerio de obras públicas admitió que existían fallos sin entrar en detalle y responsabilizó a la empresa española encargada de la obra: Azvi.

El fallido viaducto de 90 metros, que estaba llamado a hacer historia como el primer puente basculante de Chile, quedó con los brazos levantados y sin acabar. En octubre de 2015, Discovery Channel le dedicó el programa “Un horror de cálculo” en el que el que ve cómo los responsables de la obra intimidan al equipo de grabación cuando intentan acercarse a la zona y los lugareños explican sus numerosas teorías sobre por qué paralizaron el proyecto.

El puente del revés acabó convirtiéndose en una atracción turística más del lugar. Ahora, 25 años después de que empezara a gestarse su construcción, el gobierno chileno pone en marcha la demolición de los brazos levadizos para hacerlos de nuevo. Las obras de reconstrucción tendrán un coste adicional de 10 mil millones de pesos (15 millones de dólares). Se espera que el primer puente basculante de Chile quede inaugurado, ahora sí, a mediados de 2017.

[24 horas vía El País]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.