Nuestro intestino está plagado de microorganismos que no pertenecen a nuestro cuerpo. Estos millones de bacterias trabajan en nuestro interior para ayudar a procesar los alimentos y desechar los residuos. Aparte de ser necesarios para nuestra propia supervivencia, un equipo de científicos ha descubierto que pueden ser la clave para acabar con la obesidad.

Investigadores de la Escuela Médica Universitaria de Washington han recogido indicios muy serios de que nuestra flora intestinal determina nuestro peso (o sobrepeso) cuando las causas son metabólicas. Los experimentos han consistido en localizar a gemelos idénticos en los que uno tuviese sobrepeso y el otro no. Después se les ha pedido a estas personas muestras fecales, o sea, excrementos.

Advertisement

Tras examinar las muestras, el grupo de médicos de Washington ha realizado un sencillo procedimiento llamado trasplante fecal que consiste en introducir una muestra en el intestino de varios ratones para que la nueva flora intestinal pueda reproducirse en el tracto digestivo del ratón.

Los resultados han sido sorprendentes. Con la misma alimentación, los ratones equipados con microorganismos de una persona delgada mantienen su peso, mientras que los que fueron trasplantados con los microorganismos de una persona obesa mostraban tendencia a engordar.

El equipo, que ha publicado su estudio en la revista Science, ha localizado un microorganismo concreto denominado Bacteroidales que parece la responsable de procesar los alimentos de manera que no se absorban tantas grasas. Aunque la idea de un trasplante fecal suene desagradable, lo cierto es que es un procedimiento muy sencillo y su descubrimiento podría revolucionar los tratamientos de personas obesas por problemas de metabolismo. Los Bacteroidales, eso sí, no son una solución para conseguir esos abdominales de ensueño. Para eso lo mejor sigue siendo hacer ejercicio y, sobre todo, (¡sorpresa!) abdominales. [Science vía The Guardian]