Ilustración: J Calvin Coffey / D Peter O’Leary / Henry Vandyke Carter

Llevamos siglos de avances en medicina y aún seguimos descubriendo nuevas funciones en nuestro propio organismo. Os presentamos al mesenterio. Si os suena es porque se conoce desde tiempos de Leonardo Da Vinci, pero solo ahora nos hemos dado cuenta de que es un órgano.

Hasta ahora, el mesenterio era el nombre con el que se denominaba a una serie de pliegues dobles en el peritoneo, la membrana que recubre el intestino.

Advertisement

Desde hace años, se sospechaba que el mesenterio podía ser un órgano complejo en lugar de solo un conjunto de estructuras, pero no se habían podido reunir pruebas suficientes. Finalmente, un estudio publicado en la revista The Lancet Gastroenterology & Hepatology ha terminado con el debate y abre la puerta a toda una nueva área de diagnóstico.

El estudio echa por tierra un error de más de 100 años en la anatomía humana. El mesenterio no es un conjunto de estructuras aisladas, sino un solo órgano continuo que recorre toda la longitud del intestino. Este pliegue de la membrana sirve de protección a toda una red de vasos sanguíneos, conductos linfáticos y nervios, pero su función exacta aún no está clara.

Advertisement

Catalogar el mesenterio como órgano tiene profundas implicaciones a la hora de diagnosticar enfermedades del sistema digestivo. Una vez los investigadores logren aislar su función exacta podrán determinar en qué patologías influye. De momento, los libros de texto ya se están actualizando. [The Lancet Gastroenterology & Hepatology vía Science Alert]