Foto: Universidad de Tunghai

La Psechrus clavis es una pequeña araña del sudeste asiático que teje sus telas entre los árboles, a media altura. Se da la circunstancia de que siempre teje sus telas sobre el plano horizontal y en lugares oscuros. Un equipo de biólogos que estudia la especie acaba de descubrir por qué.

I-Min Tso y sus colegas de la Universidad china de Tunghai se percataron de que la tela de la Psechrus clavis es inusualmente reflectante, lo que no parece tener mucho sentido si tenemos en cuenta que el objetivo de una trampa así es que los insectos no la vean y caigan en ella. Tras ensuciar algunas telas con polvo de carbón para hacerlas invisibles en la oscuridad, descubrieron que las telas “invisibles” eran mucho menos efectivas a la hora de capturar presas y se dieron cuenta de la verdadera explicación.

Foto: Universidad de Tunghai

La principal presa de las arañas son mariposas nocturnas. Estas polillas se sienten atraídas por la tenue luz que emana de los claros entre los árboles y vuelan hacia estas salidas. La telaraña reflectante de las Psechrus clavis está diseñada para imitar esta claridad. Las polillas vuelan hacia ella pensando que se trata de una salida solo para encontrar la muerte.

Advertisement

No es la primera vez que los científicos encuentran una araña que trata de camuflar su tela para engañar a las presas. Lo que sí es nuevo es que lo haga aprovechando la oscuridad y utilizando un señuelo luminoso que imita a su entorno. Los biólogos estudian ahora si hay otras especies que usen el mismo tipo de trampa que hayan pasado desapercibidas. [vía New Scientist]