Los drones ya son un gadget bastante habitual, y mucha gente no está contenta con el ruido que generan o su invasión a la privacidad. En Estados Unidos no es la primera vez que disparan a uno de estos vehículos de radiocontrol. Una compañía llamada Battelle acaba de lanzar una solución más civilizada.

El invento se llama Dronedefender y tiene forma de rifle, solo que en vez de un cañón para guiar proyectiles, lo que tiene es una antena. Tampoco destroza el dron con una andanada de plomo. En lugar de ello, emite una señal en forma de cono que interfiere en los sistemas de radio y GPS del drone, lo hace descender suavemente y lo desactiva.

Ese cono de interferencia alcanza hasta los 400 metros. El rifle tiene batería para funcionar ininterrumpidamente durante cinco horas, y la velocidad del disparo es instantánea. En otras palabras, que no necesita preparación alguna. Tan solo apuntar y disparar.

Advertisement

Entre las ventajas sobre usar un arma tradicional está una muy obvia: el Dronedefender dispara una señal en forma de cono, por lo que es mucho más fácil acertar al dron que con una bala. Por otra parte, el arma no hace caer el aparato sino que lo obliga a descender suavemente, lo que evita que el propio dron sufra daños o rompa algo (o la cabeza de alguien) al caer.

Dronedefender ya ha superado los test con éxito. Battelle no lo ha ideado pensando en los usuarios particulares sino en guardias de seguridad que necesiten mantener una zona libre de drones como en sets de rodaje o cárceles donde estos dispositivos se utilizan para el contrabando. [Battelle vía BGR]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)