El invierno llega a China, y con él se dispara el consumo de carbón para calentar los hogares. Las emisiones de chimeneas y calderas vienen a sumarse a un aire ya cargado de contaminación. El resultado es una atmósfera prácticamente irrespirable en algunas zonas.

Es el caso de la ciudad de Shenyang, al noreste del país. Sus estaciones de medición de contaminación atmosférica han registrado este fin de semana niveles de PM 2,5 superiores a los 1.400 microgramos por metro cúbico de aire. Es una cifra 56 veces por encima del límite recomendado por la Organización Mundial de la salud. La atmósfera está tan cargada que la visibilidad se reduce a cien metros.

Por PM 2,5 se entienden las partículas en suspensión inferiores a 2,5 micrómetros. En 2013, un estudio médico británico confirmó la relación entre estas partículas y el aumento de la incidencia de cáncer de pulmón y enfermedades cardiovasculares.

En muchas grandes ciudades de China, los niveles de contaminación han batido récords desde que las autoridades del país comenzaran a medirlos en 2013. En Shenyang, se ha comenzado a obligar a las empresas a sustituir el carbón por gas natural, pero los picos de contaminación como este son cada vez más frecuentes y llenan los hospitales de consultas por problemas respiratorios. [vía The Guardian]

Advertisement

Advertisement

Fotos: AP Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)