Desde que el Gobierno español presentó el pasado viernes el proyecto de la nueva Ley de Propiedad Intelectual (LPI), solo hemos leído una cosa: tasa Google. Para Javier de la Cueva, abogado especializado en tecnología e Internet, el problema realmente grave es otro: el canon de 5 euros por alumno que la LPI quiere imponer a las Universidades. "Eso lo vamos a pagar todos los ciudadanos, y no la tasa Google. Es un disparate". Hablamos con él de ese canon, de Google, enlaces, descargas y, sobre todo, de qué significa de verdad para ti esta polémica ley.

Gizmodo en Español: Un disparate. Así defines la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual presentada por el Gobierno español. ¿Por qué?

Advertisement

Javier de la Cueva: Porque va a dejar que una asociación privada, CEDRO, se apropie de la investigación científica en las Universidades. La historia de la tasa Google es algo entre una asociación de editoriales (AEDE) y una empresa privada, Google. Pero el canon sobre las Universidades es algo que afecta directamente al núcleo de esta sociedad, que es la ciencia y la tecnología.

Gizmodo en Español: ¿En qué consiste ese canon a las Universidades?

Sponsored

Javier de la Cueva: Esto viene de atrás, desde el 2010, cuando CEDRO, la SGAE de los libros, la sociedad que gestiona los derechos de escritores y editores, le pidió a las Universidades pagar un canon por el material que utilizaban en sus campus virtuales. Las Universidades se defendieron diciendo que ahí solo se compartían materiales de cada profesor y en Creative Commons. CEDRO entonces contrató detectives privados en la Universidad Carlos III de Madrid y en la Autónoma de Barcelona, demandó a los centros y les pidió 5 euros de canon por alumno.

Las Universidades perdieron los juicios porque se aplicaron los razonamientos utilizados desde siempre para las fotocopiadoras, sin tener en cuenta que hablamos de campus virtuales, algo completamente diferente. Posteriormente se apelaron esas sentencias con la misma tesis del caso que dio la razón a YouTube frente Telecinco. En ese caso se estableció que quien es propietario de una red (un campus virtual), no tiene tiempo de vigilarla, sobre todo cuando acceden millones de personas. Si alguno de los propietarios de derechos de autor detecta una vulneración, debe contactar con YouTube para que retire el contenido.

Ahora el Ministerio de Cultura ha vuelto a la carga con la reforma de la LPI creando un canon: las Universidades públicas y privadas tendrán que pagar 5 euros por alumno. Si coges el número de alumnos y Universidades, sale a 8 millones de euros anuales a favor de CEDRO. Y todo por publicar objetos bajo Creative Commons. Un disparate.

Foto: José Ignacio Wert, Ministro de Educación y Cultura de España. Getty Images

Gizmodo en Español: ¿Ese canon lo acabaremos pagando todos los ciudadanos?

Javier de la Cueva: Sí, las Universidades privadas probablemente incrementarán el precio de sus matrículas, y las públicas también: una parte en lo que pagan los ciudadanos, y otra en lo que paga la Administración Pública. Al final todo ese dinero saldrá de nosotros. Y no solo eso. El problema es que se está produciendo una apropiación privada del conocimiento, y del llamado Open Access.

Gizmodo en Español: ¿Es España el único país en Europa o el mundo que se plantea hacer esto?

Javier de la Cueva: Sí, desde luego cobrar un canon por algo que debe ser de acceso abierto, sí.

Gizmodo en Español: ¿Crees que va a salir adelante?

Javier de la Cueva: Sin duda. Está en el texto del año pasado y en el de este, y encima nadie lo denuncia. ¿Cómo puede ser que una asociación privada como CEDRO, en la que básicamente manda Editorial Planeta, con Cuatro, La Sexta, La Razón etc detrás, se lleve toda esta pasta pública?

Gizmodo en Español: Y mientras, todos hablando de la tasa Google...

Javier de la Cueva: Al usuario de a pie la tasa Google no le afecta absolutamente en nada. Le da igual. Por eso sigo sorprendido, y perdóname la expresión, por la imbecilidad que se está demostrando tanto a nivel social como periodístico. La tasa Google al ciudadano de a pie le importa cero. Y no nos olvidemos: Google es una compañía que gana millones, tributa en Irlanda y aquí no nos deja nada.

Gizmodo en Español: ¿Imbecilidad o interés de los medios de AEDE de dar notoriedad al tema?

Javier de la Cueva: Digamos imbecilidad de nosotros mismos, de la sociedad, que no tenemos espíritu crítico para darnos cuenta de lo que nos están contando es justo aquello a lo que no debemos mirar.

Gizmodo en Español: La tasa Google no afecta al usuario de a pie, pero, ¿es justificada?

Javier de la Cueva: Es el mundo al revés. Es pedirle a alguien (Google) que te da notoriedad y visitas que encima te pague. Google trae clientes a los medios de comunicación y ¿le quieren cobrar?

Gizmodo en Español: ¿Quiénes van a ser los grandes perjudicados de esta medida en España?

Javier de la Cueva: Páginas como Menéame, que no tienen el músculo financiero, ni jurídico, ni mediático que pueda tener Google. Menéame al final lo que hace es llevar visitas a los medios. Google siempre puede decidir no enlazar y mandar a paseo a los medios, pero para agregadores más pequeños va a ser más complicado.

Foto: Pavel Ignatov / Shutterstock

Gizmodo en Español: ¿Diferencia la reforma de la LPI entre agregadores en los que son los usuarios quienes cuelgan los fragmentos (Menéame, Facebook, Twitter) frente a otros como Google News?

Javier de la Cueva: No, no los diferencia, todos están incluidos en la misma norma. Y no se trata de un defecto, la norma es defectuosa en sí misma.

Gizmodo en Español: Pero una cosa es un agregador y otra un medio digital, que no agrega titular + fragmento de contenido, sino que cita a otros medios. ¿También afectaría la LPI a estos últimos?

Javier de la Cueva: Ahí habría que mirar cómo queda el texto final. Hace poco se produjo la sentencia Svensson y esta permite la cita mediante lo que se denomina enlaces marco. Habrá que ver cómo encajan ambos temas. Entiendo que no, porque una cosa son los agregadores puros de noticias, y otras las redes sociales y blogs.

Gizmodo en Español: Es decir, si tienes un blog, sea profesional o no, la LPI no te afecta.

Javier de la Cueva: En principio no. Pero habrá que ver. Hay que diferenciar dos mundos: el mundo estrictamente legal y luego el mundo de lo que, siendo ilegal, no se persigue. Si nos pusiéramos estrictos, los blogs no podrían citar. Llevamos muchos años sin que en España se pueda ejercer el derecho de cita. Este es solo legal dentro del ámbito educativo y de investigación y los blogs no caen en ese ámbito. Sin embargo, han continuado citando y no ha habido problema. Esto nos demuestra que dentro de la Propiedad Intelectual hay muchas parcelas en las que no se aplica la ley.

Foto: Javier de la Cueva - Imagen de César Poyatos/Flickr

Gizmodo en Español: La tasa Google se intentó establecer en Bélgica, Alemania y Francia. ¿Qué ocurrió?

Javier de la Cueva: Que fue un fracaso. En Bélgica Google quitó a los periódicos de Google News. Pero luego, al perder tráfico, los periódicos pidieron otra vez a Google entrar, en plan "¿no te importa seguir mandándonos tráfico?". En Alemania Google quitó a los medios y les dio un plazo de un mes para decidir si querían entrar de nuevo, pero no les paga nada. Y en Francia al final Google pactó un fondo con los medios, muy diferente de una tasa.

Gizmodo en Español: Más allá de la tasa Google y del canon a las Universidades, la reforma de la LPI quiere perseguir con más efectividad a los sitios que alojen o enlacen contenido protegido por derechos de autor (series, películas, libros…) ¿qué novedades introduce esta reforma con respecto a lo que ya existía?

Javier de la Cueva: Básicamente la posibilidad de perseguir a los usuarios. Hay una reforma de la ley de enjuiciamiento civil para que las operadoras de telefonía puedan identificar quién se está descargando más. Esto hasta ahora solo se podía hacer por vía penal, ahora se podría hacer por vía civil. Es decir, una productora, por ejemplo, podría pedir a un juez por la vía civil identificar a los usuarios que están detrás de las descargas.

Gizmodo en Español: ¿Qué consecuencias podría tener eso para los usuarios que descargan películas u otro contenido?

Javier de la Cueva: Aquí no habría multas, son indemnizaciones, es decir, se les podría obligar a pagar por lo que han descargado. Donde sí habría multas sería para los administradores de las páginas que alojan o comparten enlaces con contenidos protegidos por derechos de autor.

Gizmodo en Español: ¿Hay marcha atrás en esta ley? ¿Se puede hacer algo para evitarla?

Javier de la Cueva: La única que nos puede salvar de este disparate es Europa. El Partido Popular está demostrando una absoluta corrupción. No existe un solo país en Europa donde una asociación privada como CEDRO se esté apropiando de la investigación. Esta nueva ley es fruto de ese mecanismo, de la corrupción. Tendrá que ser Europa quien nos salve de esta cleptocracia.

Foto 1: Imagen de Javier Candeira, adaptada de la original en Flickr

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)