Titán es la luna más grande Saturno. Es también el único satélite planetario conocido en tener una atmósfera densa (otros también tienen, pero son muy finas). Por ello, ha fascinado a los astrónomos durante décadas. Otro de los motivos son estos lagos de metano que se parecen, sospechosamente, a los de la Tierra.

Gracias a esa similitud, un grupo de científicos de la ESA, está intentando averiguar su origen. Los lagos son parecidos, en concreto, a los que tienen origen kárstico. Los paisajes kársticos se originan por la meterorización química de materiales como el yeso o la caliza.

La meteorización química es un proceso mediante el cual materiales que antes estaban enterrados en la corteza terrestre (como la caliza) se alteran al entrar en contacto con la composición química que tiene el aire de nuestra atmósfera y, sobre todo, el agua de la lluvia. Como Titán tiene, precisamente, una atmósfera densa muy importante todo parece sumar dos y dos.

Advertisement

Los paisajes kársticos son conocidos por su apariencia irregular (como en la foto) y a menudo se forman cuevas. Algunas de las cuevas más impresionantes de la Tierra, como las Mammoth en Estados Unidos, son kársticas. La disolución de los componentes que forman Titán debido a la acción del metano es unas 30 veces más lenta de lo que ocurre en la Tierra, así que el paisaje de la foto ha tardado en formarse, aproximadamente, unos 50 millones de años.

Los lagos de metano de Titán, con su particular atardecer.

Las imágenes están tomadas por Cassini, la misma que nos ha dejado imágenes de Titán como la de sus mares resplandecientes bajo la luz del Sol. [vía ESA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)