Durante la última misión Apolo antes de la llegada a la Luna, los astronautas Eugene Cernan, Thomas Stafford y John Young escucharon un extraño sonido que Cernan describió como “la música típica del espacio exterior”. 40 años después, el canal Discovery Science habla sobre aquel episodio y éste se vuelve viral.

Lo hemos visto en la tele, ha salido en los periódicos... Una y otra vez nos cuentan la misma historia cargada de intriga: la NASA ocultó el suceso entre 1969 y 2008, cuando supuestamente dejó de tratarlo como un asunto clasificado y reveló las transcripciones. Más adelante también publicaría el audio de la misión. Todo esto según la versión de NASA’s Unexplained Files, el programa de Discovery Science que abrió la veda.

Advertisement

Mientras sobrevolaban la cara oculta de la Luna, los tres astronautas del Apolo 10 escucharon un silbido armonioso, como una música extraña. “¿Oyes eso? ¿Ese silbido? Whooooooooo” dice uno. “Suena como... ya sabes, la música típica del espacio exterior” responde otro. Como si la historia no fuera ya de por sí un caramelo para los aficionados de la ufología, NASA’s Unexplained Files añade:

Cuando los astronautas volvieron a la Tierra, NASA transcribió las cintas y las enterró en los archivos sin comentar nada. “Estas conversaciones están registradas en las transcripciones, pero esas transcripciones estaban clasificadas”. “NASA podía retener información si creía que era en el mejor interés de los ciudadanos”.

Este lunes, la NASA por fin se ha pronunciado, aclarando que ni las transcripciones ni el audio estaban clasificados; simplemente “no había manera de ponerlas en disposición de los ciudadanos antes de que existiera Internet”. El audio es público desde 1973, pero no se digitalizó hasta 2012, cuatro años después que las transcripciones. Aquí puedes leer las transcripciones y aquí tienes el audio.

Sponsored

Como cabe esperar, aquel episodio del Apolo 10 no adquirió mayor importancia en su día. El astronauta Eugene Cernan, que ahora tiene 81 años, aclara que no se tomó en serio el incidente, que no ha vuelto a pensar en ello y que si hubieran creído que se trataba de otra cosa que no fuera una interferencia habrían “informado a todo el mundo después del vuelo”.

Michael Collins, el piloto del módulo de mando de la misión Apolo 11, dio una explicación al silbido en su libro Carrying the fire, publicado en 1974. Mientras orbitaba la luna esperando el regreso de Neil Armstrong y Buzz Aldrin, Collin escuchó un extraño sonido en sus auriculares, “un inquietante woo-woo”. Se habría asustado si no hubiera sido porque Thomas Stafford, del Apolo 10, le había advertido acerca de aquel sonido.

Una vez en la Tierra, los técnicos de radio le explicaron que se trataba de una interferencia entre las frecuencias VHF y LM del módulo de comando tras la separación de las dos naves. Por cierto, Neil Armstrong lo describió como “ráfagas de viento entre los árboles” en lugar de música extraterrestre.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)