¿Qué sucedería si descubriéramos un asteroide que cuya trayectoria coincide con la Tierra? Esta es una pregunta que científicos y astrónomos se llevan haciendo desde hace muchos años, sobre todo después de ver la película Armageddon. La ESA y la NASA ahora tienen un plan para salvarnos de la extinción: arrojarles cosas a los asteroides.

Las dos agencias espaciales están trabajando en conjunto en una misión que llevarán a cabo entre los años 2020 y 2022, con la que practicarán una nueva técnica para desviar asteroides que se encuentren en una trayectoria que implique la posibilidad de colisionar con la Tierra. La técnica tiene que ver con enviar naves a una gran velocidad hacia el asteroide y estrellarla allí, con la finalidad de desviar su curso.

Advertisement

Advertisement

Algo como arrojar una pelota hacia otra pelota para cambiar la dirección en la que viaja, pero mucho más complicado (y costoso).

La misión se llevará a cabo desde dos ángulos: la NASA con su nave DART y la ESA con AIM (Asteroid Impact Mission). Estas buscarán encontrarse con un sistema binario de asteroides formado por un asteroide de gran tamaño llamado Didymos, y otro conocido como Didymoon que tiene un diámetro de unos 170 metros. Este último será la víctima de la colisión.

En el año 2020 serán lanzadas las misiones para encontrarse con Didymoon en el año 2022. La idea es que una la nave estadounidense se estrelle contra este pequeño asteroide mientras la nave europea captura todo el momento y estudia el sistema desde antes de la colisión, para así poder analizar y estudiar los cambios en la trayectoria en Didymoon.

Sponsored

Aunque este asteroide es relativamente pequeño y no podía ocasionar una nueva extinción masiva en la Tierra, de estrellarse con nuestro planeta podría ocasionar Tsunamis o devastar ciudades completas. La idea de la ESA y la NASA es evitar esta clase de situaciones, porque después de todo la amenaza de un asteroide podría prevenirse si se detecta a tiempo.

En el vídeo a continuación algunos expertos de la ESA involucrados en la misión explican todos sus detalles. Ni siquiera a Bruce Willis se le podría haber ocurrido esto. [vía ESA / NASA]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.