Tras cuatro años observando nuestra galaxia, el telescopio espacial Planck ha recabado una cantidad ingente de información sobre los primeros "instantes" del Universo. La NASA y la ESA han elaborado ahora con ellos nuevos mapas de la Vía Láctea que, entre otras cosas, revelan más datos sobre la energía oscura.

La misión del telescopio Planck, en la que colaboran la NASA y la ESA, es observar la conocida como radiación de fondo de microondas (cosmic microwave background o CMB), es decir, la radiación que permanece de los primeros momentos de formación del Universo. Esta radiación proviene de un periodo solo unos 380.000 años después del Big Bang. Analizando esta luz, astrónomos y científicos han elaborado nuevos mapas de la Vía Láctea como el de arriba, que muestra el polvo cósmico y, de paso, ofrece nuevas pistas sobre el inicio del Universo. ¿Qué ha encontrado el telescopio Planck?

La energía oscura sí puede existir

Imagen: uno de los nuevos mapas de la Vía Láctea elaborados con datos del Planck muestra una mezcla de gases, partículas y diferentes tipos de polvo cósmico. NASA/ESA

Advertisement

Los datos del Planck han dado pie a hipótesis interesantes. Una hace referencia a la energía oscura. La información recabada por el telescopio vendría a confirmar que esta energía efectivamente existe y es la culpable de la presión que tiende a acelerar la expansión del Universo. Algunos científicos creen que no es posible que la energía oscura (una forma de materia oscura) exista, simplemente que lo que conocemos de la gravedad, tal y como lo expuso Einstein, necesita reformularse. Científicos de la misión Planck creen que no. "Hasta ahora a Einstein le va muy bien. La hipótesis sobre la energía oscura sigue teniendo sentido", dice Martin White en un comunicado, uno de los miembros de la misión Planck.

Las primeras estrellas nacieron mucho después de lo que pensábamos

Otras de las conclusiones preliminares de los datos del telescopio Planck es que el tiempo en el que el Universo permaneció en total oscuridad fue en realidad mucho mayor del que se pensaba. Este periodo duró en realidad unos 100 millones de años más de lo calculado hasta ahora, es decir, un total de 550 millones de años tras el Big Bang. Fue después de ese periodo cuando se formaron las primeras estrellas. Los astrónomos tendrán que confirmarlo, pero los datos del Planck soportan esta teoría.

Advertisement

Esta misión ya ha catalogado hasta ahora 1.500 clusters de galaxias. Según los datos, más de 400 de estas galaxias catalogadas tienen una masa entre 100 y 1.000 veces la de la Vía Láctea. Y eso es solo una minúscula porción del Universo. El análisis en detalle de la masa de estas galaxias ayudará a los científicos a entender mejor la posible existencia de la materia oscura y la energía oscura. [vía ESA y NASA]

Imágenes: NASA/ESA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)