Verter un líquido a una temperatura de más de 500 grados Celsius sobre una superficie sólida a una temperatura increíblemente baja puede resultar un experimento bastante interesante y con reacciones muy peculiares. Este es el caso de arrojar aluminio fundido sobre hielo seco o incluso nitrógeno líquido.

Los chicos del canal de YouTube The Backyard Scientist han decidido para su nuevo experimento enfrentar al calor extremo con el frío extremo. Los “contendientes” son aluminio fundido, a unos 550 grados Celsius, y el hielo seco y el nitrógeno líquido, a temperaturas bajas extremas.

Advertisement

Es impresionante ver cómo los materiales se repelen casi por completo. El aluminio resbala de un bloque de hielo seco y se mantiene en estado líquido a su alrededor por varios segundos, hasta solidificarse por completo. En cambio, al arrojar nitrógeno líquido sobre aluminio fundido básicamente no entran en contacto real, o no se mezclan, dado que sus densidades son extremadamente diferentes.

Es un experimento muy interesante que vale la pena admirar en vídeo, y no hacerlo (para evitar quemaduras severas innecesarias).

Sponsored

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)