El comportamiento del nitrógeno líquido es fascinante. No solo es capaz de congelar sólidos hasta hacerlos tan quebradizos como el cristal. También se evapora formando impresionantes nubes de gas, pero ¿qué pasa si lo mezclamos con líquidos inflamables? No, no explota, sino que nos regala todo un pequeño espectáculo.

Carsandwater ha realizado el experimento por nosotros, depositando pequeñas cantidades de nitrógeno líquido sobre un depósito plano con gasolina, alcohol y agua. Tras unos instantes en los que se forma una densa nube de gas, el nitrógeno líquido restante comienza a moverse por la superficie formando curiosos patrones.

Advertisement

En todos los casos lo que ocurre es un fantástico ejemplo del efecto Leidenfrost. Aunque la gasolina o el agua están a temperatura ambiente, esa temperatura es mucho mayor de la que tiene el nitrógeno líquido, que oscila entre los -196 y los -210 grados celsius. Esta diferencia de temperaturas hace que el nitrógeno líquido hierva al instante. Las moléculas que primero se convierten en gas son las de la parte inferior de la gota de nitrógeno líquido, que son las que están en contacto con el líquido de abajo. El gas forma una capa que aisla ambas sustancias, convirtiendo la gota de nitrógeno líquido en un pequeño hoverboard que flota libremente.

Los chorros de gas que salen de la gota la mueven hasta que choca contra una de las paredes del contenedor (que también están más calientes), el lado que toca la pared hierve con más fuerza y lanza un chorro de gas que impulsa el nitrógeno en la dirección opuesta. El efecto se repite hasta que todo el nitrógeno se evapora.

Sponsored

Si el efecto es más acusado en la gasolina o el alcohol es por la diferencia de temperaturas a las que se congela cada líquido. El agua pronto forma una pequeña capa de hielo bajo la gota, mientras que la gasolina o el alcohol se mantienen líquidas, maximizando el efecto. Este otro vídeo ilustra el mismo efecto. [vía Carsandwater]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.