¿Cuántas veces hemos caído en un atasco en la autopista y nos hemos preguntado qué pasará unos kilómetros por delante para que haya tanto tráfico? Renault acaba de presentar el Kwid, un concepto de automóvil que puede solucionar dudas como esa gracias a un curioso añadido: un dron autónomo para tareas de exploración.

El dron está alojado en un habitáculo del techo desde donde despega a una orden del conductor. El vehículo volador, bautizado como Flying Companion, tiene dos modos de vuelo: automático y manual. En este último, es el propio conductor (suponemos que con el coche parado), o el copiloto el que controla el dron mediante un tablet integrado en el salpicadero. Un conector eléctrico en el propio habitáculo de aterrizaje se encarga de recargar las baterías del dispositivo.

Entre las tareas que Renault sugiere para este copiloto volador está el tomar fotografías aéreas, aportar información sobre el tráfico, o detectar obstáculos en la carretera. El Renault Kwid ha sido presentado en el Salón del automóvil de Nueva Delhi, en La India. Aunque tiene apariencia de todo terreno, el coche sólo tiene tracción en dos ruedas y un motor de gasolina 1.2.

Advertisement

Por supuesto, la idea de llevar un dron como copiloto es más un concepto que otra cosa, y dudamos mucho que pueda resultar práctica a altas velocidades. Pese a todo, es un concepto interesante que podría aplicarse a vehículos todoterreno. [Renault]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)