BMW ha hecho público que su intención es que dentro de 10 años todo coche que produzca sea eléctrico o, en su defecto, híbrido. La maniobra afectará a toda su gama de vehículos, aunque todavía no está claro que parte será eléctrica al 100% y qué parte utilizará algún tipo de motor convencional complementario.

Los motivos se deben fundamentalmente a las regulaciones cada vez más estrictas por parte de la Unión Europea, Norteamérica y China, según reporta Reuters. La transición será “suave” y vendrá por el lado de Project I, una división de la compañía dedicada a desarrolla vehículos propulsados mediante la utilización de energías alternativas. De él han salido algunos como el Mini E o el BMW i3. [vía Nasdaq]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)