Actualmente, la búsqueda de vida extraterrestre se reduce fundamentalmente a rastrear planetas que se mueven en una zona habitable que permita temperaturas suaves y la existencia de agua líquida. Un astrobiólogo acaba de publicar un estudio en el que propone que busquemos algo un poco más exótico: planetas transformados de manera artificial en estrellas.

El físico y astrobiólogo Milan M. Ćirković del Observatorio Astronómico de Belgrado explica que la existencia de estrellas artificiales podría ser el indicio más seguro de la existencia no solo de vida extraterrestre, sino de una especia tecnológicamente avanzada.

Advertisement

Advertisement

Pero, ¿qué es una estrella artificial? El concepto es más popular de lo que parece a primera vista y se lo debemos al astrofísico y geólogo británico Martyn J. Fogg. En teoría, los planetas gigantes gaseosos como Júpiter son, en realidad, estrellas fallidas que no han llegado a entrar en ignición. Fogg explica que, si se insertara de manera controlada un diminuto agujero negro en el núcleo de uno de estos planetas, se podría lograr que alcance la masa crítica suficiente como para convertirse en una pequeña estrella. El proceso se conoce como estelificación

En la novela de Arthur C. Clarke 2010: Odyssey Two (llevada al cine como secuela del 2001 de Kubrik), una misteriosa raza extraterrestre usa los famosos monolitos de 2001 para “encender” Júpiter y así convertir la helada superficie de Europa en un mundo habitable para el ser humano.

Fotograma de la película 2010: The Year We Make Contact

Aunque la tecnología para poner en marcha semejante proyecto está completamente fuera de nuestro alcance, Milan M. Ćirković cree que Fogg está en lo cierto y que, de hecho, una raza extraterrestre lo bastante avanzada seguramente ya haya llegado a la misma conclusión y pueda incluso hasta haber puesto en marcha proyectos de estelificación para hacer habitables mundos en otros sistemas solares.

Por supuesto, un proceso semejante de ingeniería estelar no está exento de increíbles riesgos. Al fin y al cabo, se trata de crear un pequeño agujero negro, mantenerlo artificialmente de manera controlada y moverlo mediante campos magnéticos hasta introducirlo en el núcleo de un planeta gaseoso. Aparte de todas las cosas que pueden fallar de manera catastrófica en el proceso, una estrella creada de esta manera probablemente sea inestable y solo pueda mantener su masa durante unos pocos millones de años. Para una especie como la nuestra, sin embargo sería más que suficiente y una manera perfecta de expandirnos por el universo creando planetas habitables por el camino.

Si, pese a todos los riesgos, una hipotética raza extraterrestre hubiera logrado estelificar un planeta gaseoso, ¿qué aspecto tendría este estrella artificial? Ćirković cree que es posible detectarlas, aunque el margen de error es muy alto porque es imposible distinguir una estrella artificial de una natural. El astrobiólogo cree que hay factores que podrían hacernos sospechar, como encontrar una estrella de masa y tamaño inusualmente pequeños que forme parte, por ejemplo, de un sistema binario y que tenga planetas en zona habitable a su alrededor. Las enanas marrones, un raro híbrido entre planeta gaseoso y estrella podrían ser también indicios de esta ingeniería planetaria.

Aproximación artística a una enana marrón. Imagen: NASA

Actualmente es muy difícil con la tecnología de que disponemos detectar una estrella semejante, e incluso aunque cumpliera todas las carecterísticas descritas por Ćirković, eso no demuestra para nada la existencia de civilizaciones extraterrestres. Con todo, la perspectiva de este astrobiólogo nos da una cosa más a tener en cuenta cuando analizemos los datos que nos llegan de nuestros ojos en el cosmos. [vía Journal of the British Interplanetary Society]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.