Actualmente, la b√ļsqueda de vida extraterrestre se reduce fundamentalmente a rastrear planetas que se mueven en una zona habitable que permita temperaturas suaves y la existencia de agua l√≠quida. Un astrobi√≥logo acaba de publicar un estudio en el que propone que busquemos algo un poco m√°s ex√≥tico: planetas transformados de manera artificial en estrellas.

El f√≠sico y astrobi√≥logo Milan M. ńÜirkovińá del Observatorio Astron√≥mico de Belgrado explica que la existencia de estrellas artificiales podr√≠a ser el indicio m√°s seguro de la existencia no solo de vida extraterrestre, sino de una especia tecnol√≥gicamente avanzada.

Pero, ¬Ņqu√© es una estrella artificial? El concepto es m√°s popular de lo que parece a primera vista y se lo debemos al astrof√≠sico y ge√≥logo brit√°nico Martyn J. Fogg. En teor√≠a, los planetas gigantes gaseosos como J√ļpiter son, en realidad, estrellas fallidas que no han llegado a entrar en ignici√≥n. Fogg explica que, si se insertara de manera controlada un diminuto agujero negro en el n√ļcleo de uno de estos planetas, se podr√≠a lograr que alcance la masa cr√≠tica suficiente como para convertirse en una peque√Īa estrella. El proceso se conoce como estelificaci√≥n

Advertisement

En la novela de Arthur C. Clarke 2010: Odyssey Two (llevada al cine como secuela del 2001 de Kubrik), una misteriosa raza extraterrestre usa los famosos monolitos de 2001 para ‚Äúencender‚ÄĚ J√ļpiter y as√≠ convertir la helada superficie de Europa en un mundo habitable para el ser humano.

Fotograma de la película 2010: The Year We Make Contact

Advertisement

Aunque la tecnolog√≠a para poner en marcha semejante proyecto est√° completamente fuera de nuestro alcance, Milan M. ńÜirkovińá cree que Fogg est√° en lo cierto y que, de hecho, una raza extraterrestre lo bastante avanzada seguramente ya haya llegado a la misma conclusi√≥n y pueda incluso hasta haber puesto en marcha proyectos de estelificaci√≥n para hacer habitables mundos en otros sistemas solares.

Por supuesto, un proceso semejante de ingenier√≠a estelar no est√° exento de incre√≠bles riesgos. Al fin y al cabo, se trata de crear un peque√Īo agujero negro, mantenerlo artificialmente de manera controlada y moverlo mediante campos magn√©ticos hasta introducirlo en el n√ļcleo de un planeta gaseoso. Aparte de todas las cosas que pueden fallar de manera catastr√≥fica en el proceso, una estrella creada de esta manera probablemente sea inestable y solo pueda mantener su masa durante unos pocos millones de a√Īos. Para una especie como la nuestra, sin embargo ser√≠a m√°s que suficiente y una manera perfecta de expandirnos por el universo creando planetas habitables por el camino.

Advertisement

Si, pese a todos los riesgos, una hipot√©tica raza extraterrestre hubiera logrado estelificar un planeta gaseoso, ¬Ņqu√© aspecto tendr√≠a este estrella artificial? ńÜirkovińá cree que es posible detectarlas, aunque el margen de error es muy alto porque es imposible distinguir una estrella artificial de una natural. El astrobi√≥logo cree que hay factores que podr√≠an hacernos sospechar, como encontrar una estrella de masa y tama√Īo inusualmente peque√Īos que forme parte, por ejemplo, de un sistema binario y que tenga planetas en zona habitable a su alrededor. Las enanas marrones, un raro h√≠brido entre planeta gaseoso y estrella podr√≠an ser tambi√©n indicios de esta ingenier√≠a planetaria.

Advertisement

Aproximación artística a una enana marrón. Imagen: NASA

Actualmente es muy dif√≠cil con la tecnolog√≠a de que disponemos detectar una estrella semejante, e incluso aunque cumpliera todas las carecter√≠sticas descritas por ńÜirkovińá, eso no demuestra para nada la existencia de civilizaciones extraterrestres. Con todo, la perspectiva de este astrobi√≥logo nos da una cosa m√°s a tener en cuenta cuando analizemos los datos que nos llegan de nuestros ojos en el cosmos. [v√≠a Journal of the British Interplanetary Society]

Advertisement


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.